La huella hídrica y el consumo de agua por habitante

Es un error habitual que al calcular el consumo de agua por habitante tan sólo pensemos en el consumo directo. Por ello hoy vamos a hablar de la huella hídrica, que es la suma del consumo de agua teniendo en cuenta el consumo directo y el consumo indirecto, es decir, cuánta agua consume cada habitante contando desde la que sale del grifo hasta la necesaria para fabricar los alimentos que consumimos, nuestra ropa, etc.

La huella hídrica y el consumo de agua por habitante

Qué es la huella hídrica

Desde el año 2002, la UNESCO utiliza el concepto “huella hídrica” para definir el volumen total de agua consumida en una determinada unidad de tiempo, incluyendo la que se ha evaporado e incluso la contaminada.

En esencia se trata de averiguar la incidencia de cada habitante sobre un recurso cada vez más escaso, y es que no debemos olvidar que pese a que el agua cubre el 71%, la mayor parte de ella es agua salada o no potable.

A su vez, alrededor del 70% del agua potable es destinada a la agricultura, mientras que el 20% es utilizada por la industria y el restante 10% se destina al consumo doméstico.

Esto significa que cuando realizamos una estimación del consumo de agua por persona y día, en realidad tan sólo nos estamos basando en ese 10%, quedando el restante 90% olvidado.

El excesivo consumo en los países desarrollados

Como suele ocurrir en estos casos, los países desarrollados son responsables del consumo en mayor proporción que los subdesarrollados, y esto se debe no ya sólo a un mejor acceso al agua potable, es decir, al consumo directo, sino también a que cada ciudadano de un país desarrollado consume una mayor cantidad de alimentos, a la vez que proporcionalmente también contamina más litros de agua de forma diaria.

La huella hídrica y el consumo de agua por habitante b

Por ejemplo, en España la huella hídrica se calcula de 2.300.000 litros de agua por habitante al año, una cantidad verdaderamente desproporcionada si la comparamos con otros países como China, que apenas supera los 760.000 litros.

Evidentemente estas cifras son difíciles de contrastar, puesto que hablamos de extensiones muy distintas y desarrollos que siguen caminos diferentes, puesto que en China hay muchas zonas donde todavía se mantiene la pobreza o incluso no se tiene acceso fácil al agua, por lo que la media desciende considerablemente. No obstante es importante tener estas cifras en cuenta para hacernos una idea de la situación insostenible a la que nos estamos acercando.

 

Cómo puedo calcular mi huella hídrica

Por todo lo comentado anteriormente, si queremos averiguar la cantidad de agua que consumimos cada día es necesario realizar un cálculo más específico y complejo, que además requiere unos conocimientos concretos que nos puede llevar mucho tiempo adquirir.

Por ello, una forma sencilla de hacer el cálculo es a través de la página Water Footprint Network, donde no tendremos más que ir contestando un sencillo formulario que nos permitirá realizar un cálculo exacto de nuestro caso concreto.

Eso sí, cabe destacar que la página está en inglés, por lo que deberéis tener unas nociones básicas del idioma o también podéis utilizar un traductor.

Rellena el cuestionario de Water Footprint Network pulsando en este enlace si queréis optar por la versión reducida que se centra meramente en la estadística en función de nuestro sexo, consumo de carne y sueldo anual, o sobre este otro enlace si preferís un cálculo más exhaustivo introduciendo cantidades y obteniendo valores referidos a nuestra huella hídrica particular.

5 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.