Cómo preparar conservas caseras. Mermelada de calabaza

Os presentamos una interesante y fácil de realizar receta de mermelada de calabaza, un producto sabroso, con fantásticas propiedades nutricionales y una forma ideal para mantener nuestra despensa bien nutrida durante mucho tiempo.

Qué necesito para la receta de mermelada de calabaza

Antes de empezar con nuestra receta de mermelada de calabaza, es necesario que preparemos todo lo necesario como son los ingredientes y los materiales así como artículos, los cuales detallamos a continuación.

Ingredientes para preparar mermelada de calabaza

Empezamos conociendo los ingredientes necesarios.

  • Calabaza: 350 grs.
  • Azúcar: 100 grs.
  • Canela: una ramita.

Materiales necesarios para preparar mermelada de calabaza

También vamos a necesitar los siguientes artículos:

  • Cazuela: evitaremos el aluminio.
  • Pasapurés: necesario para conseguir una consistencia adecuada.
  • Tarros de vidrio: imprescindibles para el envasado.
  • Cacerola: en la que herviremos los tarros.

Proceso de elaboración de mermelada de calabaza

Antes de empezar, recordad que es necesario esterilizar los tarros de vidrio, un proceso que podemos realizar al principio, de forma que ya estarán secos y bien escurridos para cuando terminemos con la receta.

Fabricar en casa mermelada de calabaza es muy fácil, y para ello vamos a empezar cortando la calabaza en taquitos pequeños, los cuales introduciremos junto al azúcar y la canela en la cazuela.

Ahora ponemos a hervir y cocinaremos durante unos 90 minutos. Iremos removiendo con cierta frecuencia, y retirando la espuma superficial que se pueda ir formando.

Una vez transcurrido el tiempo y comprobada una buena textura, ya podemos sacar la calabaza, quitando la canela y procediendo a pasar por el pasapurés hasta que consigamos la textura que nos gusta, con lo que ya habremos terminado la receta, pero por supuesto ahora nos toca envasar.

Cómo envasar al vacío la mermelada de calabaza

El material más indicado para envasar la mermelada de calabaza es el vidrio, y si lo tenemos a mano, también utilizaremos tapaderas de este mismo material. En caso de no ser así, las tapaderas metálicas también nos pueden ser de utilidad, pero siempre y cuando cuenten con un buen aislante en su parte interior que evite el contacto del producto con el metal.

Como ya hemos esterilizado los botes anteriormente, ahora no nos queda más que proceder a envasar al vacío de forma manual y tradicional, o por el contrario también podemos utilizar una envasadora al vacío.

Si os ha gustado esta receta, os recomendamos que echéis un vistazo al listado con nuevas recetas de conservas, donde encontraréis desde mermeladas hasta encurtidos y muchas otras sorpresas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.