WindChill Food Preservation Unit, el frigorífico sin electricidad

WindChill Food Preservation Unit es el nombre de un interesante frigorífico que funciona sin electricidad, una alternativa que, pese a tratarse de un proyecto básico, ciertamente tiene mucho futuro por delante, pudiendo llegar incluso a lugares remotos donde existen problemas para acceder a la conexión eléctrica.

WindChill Food Preservation Unit

Un frigorífico sin electricidad es posible

Evidentemente, cuando hablamos de un frigorífico sin electricidad no nos estamos refiriendo a un frigorífico a gas, sino a un proyecto muy interesante llevado a cabo por un grupo de estudiantes de la Universidad de Calgary de Canadá.

Pero no sólo nos ofrece la posibilidad de enfriar sin conexión eléctrica, sino que además también se caracteriza por tratarse de un sistema muy económico en su fabricación, lo que significa que facilitaría el acceso a prácticamente cualquier persona en cualquier parte del mundo.

El excesivo consumo eléctrico y la problemática del acceso

De un solo plumazo acabaría con ambos problemas; por una parte, en aquellos lugares donde llega la electricidad y que actualmente tenemos frigoríficos eléctricos tradicionales, la factura se podría reducir en un 25% o incluso más, algo nada desdeñable teniendo en cuenta el precio de la electricidad a día de hoy. Por otra parte, se consigue que todas aquellas zonas remotas donde no llega la electricidad también puedan disfrutar de una mejor conservación de los alimentos.

No sólo hablamos de lugares donde hay pobreza, sino también de zonas muy apartadas donde son frecuentes los cortes eléctricos con la problemática que ello conlleva.

Características del frigorífico WindChill Food Preservation Unit

Como comentábamos al principio, este frigorífico sin electricidad recibe el nombre de WindChill Food Preservation Unit y lo podríamos considerar también un frigorífico ecológico, ya que no sólo ahorraremos dinero sino que además también vamos a evitar consumir una electricidad para cuya fabricación se utilizan medios contaminantes.

Para que nuestros lectores se hagan una idea, este frigorífico WindChill Food Preservation Unit tiene un funcionamiento muy similar al del propio cuerpo humano para regular la temperatura, y es que funciona mediante evaporación.

WindChill Food Preservation Unit c

Básicamente, cuando la temperatura aumenta, nuestro cuerpo comienza a sudar y, gracias a la evaporación de este sudor, conseguimos bajar nuestra temperatura corporal.

En este caso hablamos de un frigorífico que está formado por el receptáculo, una cámara de evaporación y en tercer lugar tenemos un tubo que será el encargado de recoger el aire.

Para mejorar la efectividad, esta nevera se deberá enterrar bajo la tierra, de forma que siempre podremos estar convencidos de que en su interior la temperatura será inferior a la del ambiente en el que nos encontramos.

Durante el día, el tubo irá acumulando aire caliente de forma que lo trasladará a la cámara de evaporación. En su interior encontraremos una tubería metálica con forma de espiral que se encontrará sumergida en agua. Al transcurrir el calor a través de la tubería comenzará a producirse la evaporación gracias a la cual conseguiremos que se enfríe el aire.

Ahora no queda más que transmitir este aire frío al receptáculo donde se encuentran los alimentos.

Todavía quedan muchos pasos que dar, aunque el objetivo es conseguir mantener el interior de la nevera a una temperatura de 4,5 °C que sería la más adecuada para garantizar una buena conservación de los alimentos.

Si bien es cierto que en determinados casos podremos alcanzarla, el problema llega a la hora de garantizar la constancia, es decir, conseguir que esta sea la temperatura tónica a lo largo de la mayor parte del día.

Si queréis conocer un poco mejor el proyecto, aquí os dejamos un vídeo para que veáis su funcionamiento de un modo más gráfico.

Un proyecto verde aunque todavía… verde

No hay duda alguna de que estamos hablando de un proyecto ecológico, pero también es cierto que todavía se encuentra en cierto modo en pañales. Esto se debe a que, para conseguir mover el aire a lo largo de los tubos, por el momento se utiliza un ventilador el cual evidentemente consume electricidad. En este caso se ha procedido a utilizar una pequeña instalación de energía solar, consiguiendo de esta forma al menos olvidarnos de la conexión eléctrica, pero evidentemente el objetivo es acabar por completo con cualquier tipo de conexión, razón por la cual ya han comenzado a avanzar en el nuevo proyecto con la meta de garantizar un frigorífico autónomo que no precise de fuentes externas para funcionar.

WindChill Food Preservation Unit b

Ahora no queda más que esperar a ver los próximos avances en este fantástico frigorífico ecológico sin electricidad que sin duda será un primer paso para un mundo más limpio, más igualitario, más sostenible y por supuesto también más autónomo.

Si os gustan los electrodomésticos ecológicos, os aconsejamos que echéis un vistazo a las nuevas cocinas solares de las que hemos estado hablando últimamente.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.