Aislamientos térmicos ecológicos para viviendas

Vota este post

El aislamiento de una vivienda es determinante para poder disfrutar de un mayor confort, salud y un menor consumo de energía, y dentro de los diferentes tipos de aislamiento encontramos los aislamientos térmicos ecológicos para viviendas, la solución perfecta para aquellos que quieren mejorar la calidad de vida en su hogar y a la vez disfrutar de una vivienda más sostenible y con un menor impacto medioambiental.

Aislamientos térmicos ecológicos para viviendas

Qué son los aislamientos térmicos ecológicos

Un aislamiento térmico es un tipo de material que está destinado a reducir al mínimo la transferencia de calor entre sus caras, mientras que los aislamientos ecológicos son materiales de aislamiento térmico que se caracterizan por ofrecer una alternativa más sostenible y respetuosa a nivel medioambiental.

El objetivo de estos materiales es el de ofrecer el máximo rendimiento con un menor impacto, de manera que presentan algunas características particulares como son:

  • Se trata de materiales que provienen de materias primas recicladas o de tipo renovable.
  • El material resultante generalmente también se va a poder reciclar.
  • Tienen una vida útil muy larga, generalmente por encima de la de la propia construcción.
  • Ofrecen un elevado rendimiento, evitando que el calor entre al interior de la vivienda en los meses más calurosos o salga de la misma durante los meses más fríos.
  • Son materiales diseñados para reducir el consumo energético durante el transporte, fabricación y colocación.
  • El punto anterior se traduce en una sustancial reducción en las emisiones de gases nocivos.

En esencia, los aislamientos térmicos ecológicos están pensados para ofrecer el mismo mayor rendimiento que el resto de alternativas, con la particularidad de que se ha estudiado en profundidad desde su fabricación hasta su colocación y vida útil para reducir al mínimo el impacto en el medio ambiente.

Tipos de aislamientos térmicos ecológicos

Actualmente existen diferentes tipos de aislamientos térmicos ecológicos, entre los cuales vamos a destacar algunos de los más interesantes que son:

  • Corcho natural: el corcho natural es un material que podemos obtener a partir de la corteza del alcornoque. Algunas de sus principales particularidades son:
    • Bajo coeficiente de conductividad térmica.
    • Peso muy bajo que facilita la manipulación y la instalación, además de que reduce la carga en las estructuras.
    • Elevada resistencia al fuego.
    • Gran resistencia a la humedad.
    • Es un material biodegradable.
    • Para obtener el corcho no hay que cortar el alcornoque, lo que significa que seguirá absorbiendo gases nocivos como el CO2 a lo largo de toda su vida, lo que contrarresta directamente el impacto producido durante la gestión y acondicionamiento del material.
  • Fibra de madera: la fibra de madera se fabrica a partir de las fibras de diferentes tipos de madera de calidad como el pino, el abeto y la haya, y entre sus características más importantes destacan:
    • Material de gran rendimiento térmico.
    • Ayuda a regular la humedad, absorbiendo los excesos y liberando en caso de niveles bajos en el ambiente.
    • Gracias a su tratamiento, ofrece una gran resistencia al fuego.
    • Su peso es muy bajo por lo que se maneja con gran facilidad y reduce la carga en estructura.
    • Es un material renovable que fomenta la limpieza y adecuación de los bosques.
    • Al aprovechar restos de poda, el árbol no se ve alterado, por lo que se convertirá en un medio que absorbe el dióxido de carbono durante muchos años.
  • Fibra de cáñamo: es un tipo de fibra que se fabrica a partir del cáñamo o cannabis, y también muestra particularidades muy interesantes:
    • Elevado nivel de rendimiento térmico.
    • Absorbe y liberado humedad modificando los niveles en función de las necesidades.
    • Tiene un bajo peso y facilita mucho la operatividad.
    • Es resistente a la aparición y desarrollo de hongos y moho, favoreciendo la salubridad del ambiente interno.
    • Se trata de un material biodegradable.
    • La planta origen se cultiva rápidamente y tiene requerimientos hídricos bajos, por lo que es más sostenible.
    • El cáñamo tiene la capacidad de absorber el dióxido de carbono, por lo que favorece al medioambiente y contrarresta las emisiones durante su fabricación.
  • Fibra de celulosa: es un material que se fabrica a partir de la pulpa de la madera, aunque frecuentemente se recurre al reciclaje de papel para una mayor sostenibilidad. Algunos de los aspectos más relevantes de este material son:
    • Tiene un gran rendimiento térmico que favorece el aislamiento.
    • Cuenta con capacidad para absorber y liberar humedad, con lo que mantiene los niveles de manera óptima.
    • Ofrece una gran resistencia al fuego gracias a los tratamientos a los que es sometido el material.
    • Cuando se fabrica a partir de papel reciclado, permite gestionar mejor los recursos, reducir los residuos y ofrecer una mayor sostenibilidad.

Todos estos materiales cuentan con aspectos en común como el hecho de que se pueden utilizar para el aislamiento tanto de paredes como de techos, garantizando unos resultados de gran calidad.

Ventajas de aislar térmicamente una vivienda

El aislamiento térmico de una vivienda es determinante para valorar la calidad de vida que nos puede ofrecer, así como también nos ayuda a reducir el consumo de energía y las emisiones contaminantes, pero lo cierto es que también aporta otras muchas ventajas, de manera que a continuación vamos a analizar cuáles son los beneficios de utilizar aislamiento térmico de calidad en una vivienda:

  • Temperaturas estables: mantiene la temperatura interior más estable. Esto ayuda a reducir la dependencia de sistemas de climatización, con lo que desciende el consumo energético favoreciendo la sostenibilidad y el ahorro económico.
  • Humedad: evita los cambios drásticos de humedad, favoreciendo unos niveles adecuados.
  • Salud interior: al proteger frente a la humedad, también se consigue un menor desarrollo de moho.
  • Eficiencia energética: al mantener la temperatura y la humedad más equilibradas y sin grandes cambios, se consume menos energía por lo que la vivienda tendrá un funcionamiento más sostenible.
  • Ahorro económico: y con un menor coste económico.
  • Confort: el ambiente interior será mucho más confortable, con temperaturas y humedad más acordes a nuestras necesidades.
  • Condensación: una vivienda bien aislada tendrán menos problemas de condensación y acumulación de humedad en puntos clave.
  • Legal: hay que tener en cuenta que hay lugares donde existen normativas específicas que son de obligado cumplimiento en materia de aislamiento térmico.
  • Certificado de eficiencia energética: un buen aislamiento es imprescindible para obtener un buen certificado de eficiencia energética.
  • Valor de la vivienda: una vivienda bien aislada tiene un mayor valor en el mercado inmobiliario, especialmente en países en los que es necesario presentar un certificado de eficiencia energética como es el caso de España.
  • Vida útil: aislar correctamente una vivienda también ayudará a proteger todos los elementos interiores de las inclemencias exteriores y los cambios bruscos, incluyendo la estructura, lo que permitirá aumentar su vida útil.

Ventajas añadidas si el aislamiento térmico es ecológico

Además de tener en cuenta las ventajas enumeradas en el apartado anterior, al optar por aislamiento térmico ecológico, vamos a poder añadir otras adicionales muy interesantes como son:

  • Saludables: se trata de materiales de origen natural y sostenible, que no utilizan productos químicos nocivos o tóxicos, con lo que se garantiza la salubridad de los ambientes interiores.
  • Regulación de humedad: al ser materiales naturales, la mayoría tienen capacidad para absorber y liberar humedad, de manera que la retienen en el caso de que los niveles sean elevados, y la expulsa cuando los niveles de humedad son bajos.
  • Residuos: permiten el aprovechamiento de materias primas recicladas, tienen una vida útil más larga y una vez finalizada, generalmente se van a poder reciclar, razones por las cuales se consigue reducir sustancialmente la cantidad de residuos.
  • Impacto medioambiental: este tipo de material tiene un impacto medioambiental mucho más reducido, a lo cual hay que añadir que se obtiene a partir de materiales obtenidos de plantas que, durante su vida, absorben dióxido de carbono.
  • Concienciación: invertir en aislamientos térmicos ecológicos también ayuda a fomentar la concienciación en materia de sostenibilidad, por lo que es una solución cada vez más solicitada no sólo por particulares sino también por empresas, las cuales logran mejorar su imagen y reputación añadiendo una dosis extra de compromiso con el medioambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.