Alca gigante, alca imperial, gran auk o Pinguinus impennis – Animales extintos

Alca gigante
Puntúa este artículo

El alca gigante, también denominada alca imperial, gran auk, gran pingüino o Pinguinus impennis, es una especie de ave Charadriiforme que pertenece a la familia Alcidae, aunque en la actualidad está extinta.

Alca gigante

Una de sus principales características es que se trataba del alca de mayor tamaño, pero su principal problema era que no podía volar, pero nadaba y buceaba incluso mejor que las alcas que conocemos a día de hoy.

Curiosamente, antes estos animales no eran conocidos como pingüinos sino como pájaros bobos o patos bobos, y una de las razones se debía a que no tenían la capacidad de volar, al contrario que sus otros hermanos.

Descripción del alca gigante

Esta ave podía llegar a alcanzar 1 m de altura y un peso de hasta 5 kg.

Sus plumas eran negras en la zona de la espalda y las alas, así como en la cabeza y en el cuello.

Sin embargo, en los laterales de la cabeza presentaban dos grandes manchas blancas que eran muy distintivas, de la misma forma que también estaba coloreado en este color la zona del abdomen.

Sus patas, palmeadas, eran de color oscuro, y su pico estaba preparado para cazar peces bajo el agua, contando con una gran robustez gracias a lo cual podían utilizarlo como un arpón.

Características del alca gigante

En materia de evolución, poco a poco fueron renunciando a volar, consiguiendo mejorar sus habilidades de buceo.

Alca gigante

En cuanto a sus relaciones, formaban parejas que incubaban tan sólo un huevo en la época de reproducción, para lo cual se retiraban a las playas o incluso a las zonas de acantilados.

Estos huevos tenían un tamaño de alrededor de 13 cm, contando con un peso de unos 400 g.

Hábitat del alca gigante

Su hábitat era Norteamérica, Europa e Islandia.

Sin embargo, emigraban con frecuencia al sur, extendiéndose cada vez más, lo cual se ha podido conocer gracias a los restos prehistóricos que se han encontrado en zonas como Gibraltar y Florida.

De hecho, también se han encontrado restos en Marruecos, y era frecuente encontrar esta especie por toda la zona del mar báltico, e incluso, en algunas ocasiones, en la parte oeste del mar Mediterráneo.

Historia y causas de la extinción del alca gigante

Alca gigante

Existen cuatro principales razones que dan lugar a su desaparición las cuales son:

  • Caza por su carne y plumas.
  • Recolección de huevos.
  • Explotación pesquera que redujo el alimento que le permitía sobrevivir.
  • Coleccionismo.

Sus huevos eran muy apreciados gracias a su gran tamaño y a su fantástico sabor, de la misma forma que también contaba con una carne muy sabrosa.

Sin embargo, al no poder volar, era un animal bastante fácil de cazar, y otra de las razones de que esto fuese así se debía a que eran animales muy confiados.

De hecho, cabe destacar que se le dio el nombre Alca impennis en el año 1758, momento en el que ya había pasado de ser un animal muy abundante a apenas quedar algún ejemplar en toda Europa.

Para finales del siglo XVI, este animal desapareció por completo de Europa, quedando tan sólo algunos ejemplares en Islandia y Norteamérica.

Fue en el año 1790 cuando cazaron el último ejemplar, y de hecho, en esta fecha, ya había pasado mucho tiempo desde que avistaron el último, y aproximadamente en 1800 se calcula que ya había desaparecido por completo no sólo de Europa, sino también de Norteamérica, quedando ya tan sólo ejemplares en Islandia.

Sin embargo, poco a poco fue mermando la colonia, hasta el punto que, aproximadamente a mitad del siglo XIX, se declaró como especie extinta.

La razón por la que consiguió durar más en Islandia se debía a que era una zona donde resultaba muy peligroso y poco rentable pescar y acceder con los barcos, por lo que era poco frecuente encontrar marineros en los lugares donde todavía quedaban ejemplares.

Alca gigante

De hecho, los principales cazadores de estos animales eran los propios marineros que obtenían su carne y sus huevos para alimentarse a lo largo de las travesías.

Durante las Guerras Napoleónicas y pese a las fuertes marejadas que había en la zona a lo largo de todo el año, llegaron diversos barcos entre los años 1808 y 1813.

Precisamente, llegaban en la época de anidación, por lo que exterminaron prácticamente todas las que quedaban.

Todavía había ejemplares en la isla de Geirfuglasker, pero debido a un terremoto, esta isla acabó hundiéndose en el año 1830, de manera que tuvieron que trasladarse hasta Islandia donde, pese a que hacía muchos años que nadie había visto una, procedieron igualmente a su captura en lugar de permitir su recuperación.

Los últimos ejemplares que consiguieron sobrevivir fueron los que llegaron hasta la isla de Eldey, una única pareja que era la única esperanza que quedaba para la especie.

No obstante, debido a que prácticamente había desaparecido de todo el mundo, tanto su piel o el animal disecado adquirieron un gran valor para los coleccionistas europeos, los cuales podían llegar a pagar incluso 100 coronas por un trozo de piel.

Fue entonces cuando varios marineros, alrededor de 1840, se dirigieron hasta la zona para realizar diversas expediciones furtivas, pero no consiguieron dar con esta única pareja que quedaba.

Sin embargo, en 1844, Carl Siemsen, un hombre que vivía en Reikiavik, consiguió convencer a un pescador de nombre Vilhjalmur Hakonársson para que realizase una última expedición a la isla de Eldey.

La misma se realizó el 2 de junio de este año 1844 y, al pescador y Carl lo acompañaron otros tres hombres.

Estuvieron esperando un par de días intentando encontrar algún ejemplar vivo, hasta que consiguieron dar con esta pareja que en principio era la única que quedaba en toda la Tierra, de manera que la mataron para su venta y, desde entonces, tan sólo se sospecha que se ha visto un ejemplar en Terranova en el año 1852, pero no se ha vuelto a saber nada de esta especie, por lo que se da por extinta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.