Cómo educar a un perro – Consejos para su educación básica

La mayoría de propietarios conocemos la importancia de educar a un perro, ya que esto será lo que le permita tener un comportamiento adecuado tanto dentro como fuera de casa. Es por ello que te vamos a explicar cómo enseñar trucos a tu perro, además de que descubriremos algunos juegos muy divertidos con los que aprenderá cosas nuevas e interesantes, reforzando así la interactuación entre los dos.

Cómo educar a un perro - Consejos para su educación básica

La importancia de educar a un perro

Aunque es cierto que hay personas que buscan que su mascota tenga una educación elevada tal que le permita un obedecimiento firme, la gran mayoría se conforma con enseñarle a que mantenga unos hábitos adecuados en materia de comportamiento, como por ejemplo, aprenderemos cómo enseñar a un perro a no morder.

Esto es algo básico y que todos deberíamos hacer, ya que sólo así tendremos la tranquilidad de que nuestro perro se comporta de forma adecuada, evitando de este modo los disgustos.

Si además, optamos por un adiestramiento positivo, es decir, que se base en reforzar los vínculos y aprender cosas nuevas desde una perspectiva divertida, los resultados serán más rápidos y duraderos en el tiempo.

Entre las ventajas de educar a un perro de forma positiva destacamos:

  • Perro más obediente: una de las principales ventajas es que vamos a conseguir que el perro sea más obediente y respete nuestra autoridad.
  • Comportamiento: su comportamiento será más equilibrado, con menos peleas y reduciendo el riesgo de travesuras.
  • Interacción: aumentará la interacción entre el perro y el dueño o dueños, ya que se recomienda que toda la familia participe en la medida de sus posibilidades en el proceso de adiestramiento.
  • Reducción del estrés: también vamos a conseguir reducir el estrés, logrando que esté más tranquilo y sea más feliz.
  • Menos ansiedad: a la hora de hacer frente a nuevas experiencias como puede ser conocer a otras personas o mascotas, y perro que tiene confianza en sí mismo y en su dueño, verá reducido su nivel de estrés de forma considerable, lo que lo hará más sociable y estable.

Esto es precisamente en lo que nos vamos a centrar, es decir, en buscar aquellos juegos y trucos con los que conseguiremos que nuestra mascota se comporte adecuadamente, evitando que muerda o rompa cosas, haga las necesidades en su sitio, y por supuesto, que también aprenda algunos trucos divertidos.

Antes de empezar con el adiestramiento canino

Antes de comenzar a educar a tu perro, es importante que tengas en cuenta los errores más habituales que cometemos, y lo importante que es una buena actitud durante el proceso, para lo cual, deberás cumplir con lo siguiente:

  • El aprendizaje es un proceso que se puede alargar, por lo que tienes que ser muy paciente.
  • Es interesante que toda la familia participe en su entrenamiento.
  • Intenta establecer hábitos naturales que permitan que las órdenes y juegos siempre tengan la misma estructura. Dirígete a él siempre de la misma manera.
  • No grites ni te enfades con él, ya que es un animal, y el objetivo es que aprenda y disfrutéis ambos durante el proceso.
  • Si no tienes un buen día, no entrenes por cumplir, ya que un entrenamiento negativo puede echar por tierra lo avanzado en varios positivos.
  • Debes mantener tu mando y autoridad, pero recuerda que no se respeta más al que más grita o al que más se enfada, a ese se le tiene miedo, y no se consiguen resultados.
  • No agredas a tu perro. Un pequeño palo en el culo como toque de atención puede ser muy útil, pero nunca le hagas daño, ya que eso sólo hará que te tema.
  • Lo ideal es premiar cuando haga las cosas bien en lugar de castigar cuando las haga mal, así perseguirá siempre el premio.
  • Ten siempre a mano premios para dárselos. Lo ideal son los aperitivos o snacks especiales para ellos.
  • Recuerda que estos juegos, además de enseñarle a hacer cosas, le aportan disciplina, además de que aprenden a seguir nuestras órdenes, tomándolo como algo positivo, lo que refuerza su compromiso con nosotros.

Consejos para adiestrar a tu perro en casa

Para realizar un adiestramiento básico, no va a ser necesario que contemos con conocimientos avanzados ni con equipamiento especial, sino que con unos pequeños trucos, objetos sencillos como el juguete Kong y algunos juegos divertidos, vamos a conseguir buenos resultados en poco tiempo.

Vamos a descubrir algunos de los más interesantes y fáciles de aplicar para conseguir educar a un perro divirtiéndonos a la vez.

Cómo educar a un perro - Consejos para su educación básica

Entrenando su cerebro

Para entrenar su cerebro, en el mercado podemos encontrar diferentes juegos de inteligencia para perros interesantes y entretenidos, entre los que destacamos el Kong, un juguete económico y fácil de utilizar que le mantendrá ocupado incluso durante horas.

Su funcionamiento es muy simple, ya que se basa en un juguete en cuyo interior pondremos algún aperitivo o capricho para el animal.

El objetivo es dejárselo para que consiga sacarlo para comérselo, para lo cual tendrá que agudizar su ingenio a la par que se divierte.

Aprendiendo a sentarse

Se trata de uno de los trucos imprescindibles.

El objetivo es que asocie la orden «Siéntate» con la acción de sentarse.

Para ello, diremos la orden en voz alta a la vez que presionamos sobre su culo para que lo apoye en el suelo.

Deberemos repetirlo varias veces hasta que lo haga por sí mismo cuando emitamos la orden.

En el momento en el que responda a la orden sentándose, le daremos un premio.

Enséñale a dar la patita

Un truco fácil de enseñarle y que puede ser una buena forma de empezar es el de que aprenda a dar la pata.

Para ello nos vamos a arrodillar o poner en cuclillas frente al perro, el cual deberá estar sentado.

Cogemos una de sus patas con una de nuestras manos y la elevamos, repitiendo a la vez la orden «Dame la patita«.

Repítelo varias veces, y después pon tu palma hacia arriba y en alto, y menciona la orden.

Si el perro te da la pata, dale un premio, y si no lo hace después de tres o cuatro intentos, empieza de nuevo desde el principio.

Chocando los cinco con tu perro

Este es un truco similar al anterior, y que también suelen aprender con facilidad.

El proceso sería el mismo que enseñarle a dar la pata, pero en este caso, en lugar de poner la palma de la mano hacia arriba, la pondremos mirando hacia él, y la orden será «Choca esos cinco«.

Evita que te muerda cuando juegas con él

Un hábito poco deseable en un perro es que esté mordiendo a todas horas.

Cuando muerda, deberás hacerle ver que te hace daño, de manera que cuando empiece, retírate y di «¡Ay!».

Durante un par de minutos, no juegues con él, para que se dé cuenta de que esa actitud hace que dejes de querer jugar.

En cada jornada de juegos, repite esta acción hasta tres veces como máximo, tras lo cual, si lo sigue haciendo, deberás salir de la habitación y dejar de jugar con él durante al menos una hora.

Poco a poco irá dejando de lado esa costumbre, pero recuerda que hay que hacerlo siempre que muerda, no podemos dejarlo unas veces sí y otras no o nunca lo aprenderá del todo.

Cómo educar a un perro - Consejos para su educación básica

Enséñale a traer cosas

Jugar con el perro tirándole cosas para que luego te las traiga es divertido para los dos y mejora vuestra unión, pero para que el juego funcione, debemos hacerle entender de qué trata el juego.

Para ello vamos a elegir una orden como «Trae el palo«.

Lo que haremos será atar al perro con una correa larga, tiramos un palo y dejamos que vaya a por él.

Cuando lo coja, emitimos la orden, y poco a poco vamos tirando de la cuerda para acercarlo hasta donde estamos.

En el momento en el que esté en nuestros pies, esperamos a que suelte el palo y le ofrecemos un premio.

Deberemos repetir este ejercicio cinco o seis veces por cada sesión de entrenamiento, y en cuanto se acostumbre, conseguiremos que el animal venga sin necesidad de llevarlo atado con la correa.

Últimas consideraciones a la hora de educar a un perro

Antes de despedirnos, queremos hacer mención de algunos detalles importantes que deberás tener en cuenta a la hora de adiestrar a un perro.

La diferencia entre educar a un perro joven y a uno adulto

Es importante hacer hincapié en que no es lo mismo educar a un perro jovencito que a uno que ya tiene algunos años.

Esto se debe sobre todo a que el primero tiene su cerebro limpio, dispuesto y con muchas ganas de aprender, mientras que el segundo ya habrá adquirido algunas costumbres o hábitos negativos, y en muchos casos, su deseo de aprender cosas nuevas ya será algo menor.

Sin embargo, esto no quiere decir que no podamos educar a un perro independientemente de su edad, sino que en algunos casos tendremos que esforzarnos un poco más que en otros, y nosotros también deberemos tener más paciencia y aprender trucos específicos que nos permitan saber cómo adiestrar a un perro adulto.

Inteligencia del animal

La inteligencia es otro factor a considerar, ya que no todos los perros son iguales ni muestran la misma capacidad.

Esta inteligencia generalmente va asociada a la raza, pero dentro de una misma raza, encontramos animales más o menos inteligentes, por lo que cada caso va a ser un mundo.

Las capacidades de tu mascota

Cada mascota tendrá también sus capacidades particulares.

Las hay que han sufrido alguna lesión que les impide realizar determinados juegos, mientras que otras tienen una salud más fuerte, otras pueden padecer alguna enfermedad… este aspecto es algo muy particular, y deberemos conocer lo mejor posible a nuestro compañero.

También hay rasgos característicos de cada raza como por ejemplo su resistencia, agilidad, velocidad, etc. que pueden variar y es bueno tenerlo en cuenta.

También hay diferencias en base a su predisposición

Finalmente, deberemos saber que la predisposición a aprender es determinante, ya que hay animales que se muestran reacios, mientras que otros están deseando descubrir algún truco nuevo.

Cuanto mayor sea el animal, generalmente descenderá su predisposición, pero esto no es una máxima inamovible, a la par que cada mascota tiene una personalidad y características, por lo que es algo que puede variar de forma considerable de una a otra.

Si tenemos en cuenta todos estos consejos y trucos, veremos que es fácil conseguir educar a un perro con tan sólo dedicar un poco de tiempo y compartir nuevas experiencias y juegos juntos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.