Cómo elegir el tipo de suelo para el jardín y espacios exteriores

5/5 - (4 votos)

En la actualidad tenemos la posibilidad de elegir entre diferentes tipos de superficie en función de nuestras necesidades, de manera que vamos a valorar las diferentes opciones que tenemos a nuestra disposición y algunos trucos para elegir el tipo de suelo para el jardín y espacios exteriores más indicado, teniendo en cuenta desde los suelos de tierra y grava hasta la posibilidad de asfaltar calles y zonas de uso frecuente.

Cómo elegir el tipo de suelo para el jardín y espacios exteriores

Consejos para elegir el mejor tipo de suelo para el jardín y espacios exteriores

Cuando tenemos un jardín o un entorno exterior que debemos cuidar y mantener, es muy importante que elijamos un tipo de suelo que sea adecuado, que nos facilite la tarea de mantenimiento y a la vez también nos aporte un entorno que sea práctico, útil, resistente, estético y sostenible.

Por esa razón debemos estudiar y analizar bien las diferentes opciones que tenemos a nuestra disposición para elegir adecuadamente y optar por la solución que más nos satisfaga.

Para ello vamos a empezar enumerando algunos de los consejos prácticos que debéis tener en cuenta a la hora de elegir el mejor tipo de suelo para el jardín o para los espacios exteriores que queráis acomodar:

  • Usos: en primer lugar es importante analizar los usos a los que va a estar destinado esa zona sobre la que queremos trabajar, ya que no es lo mismo que sea un espacio donde tenemos pensado plantar que en un entorno donde vayamos a mover o aparcar vehículos, zonas donde practiquemos deporte, a las que queramos dar un enfoque más o menos natural, donde queramos hacer un pequeño taller y un largo etcétera. Piensa que debe primar siempre la practicidad para garantizar la seguridad y el confort en todo momento.
  • Estética: seguramente habréis elegido un estilo decorativo para esa zona que queréis arreglar, y en este sentido hay que tener en cuenta que el tipo de suelo que elijamos va a ser determinante, aunque nunca debemos dejar de lado la importancia que tiene el uso al que vaya destinado. Por ejemplo, podemos crear una zona de aparcamiento con materiales como el césped, pero el problema es que se van a deteriorar con rapidez, por lo que puede ser más interesante optar por otras alternativas como puede ser la grava, el hormigón o incluso el asfalto si buscamos la máxima resistencia y durabilidad.
  • Mantenimiento: dependiendo del tipo de material que hayamos elegido y el uso, el mantenimiento también variará. No es lo mismo mantener limpia una superficie lisa hormigonadas o asfaltada que trabajar sobre césped, grava que se va a mover por el uso y por las inclemencias del tiempo o cualquier otro material que se puede ir desgastando o marcando.
  • Drenaje: en el caso de que optemos por materiales como la tierra, la grava, el césped o la piedra, tendremos un drenaje natural que por norma general va a funcionar sin necesidades adicionales siempre y cuando esté todo bien nivelado y con la inclinación adecuada, pero si optamos por otros tipos de suelo más resistentes y duros como el asfalto, el hormigón o la baldosa, entonces es recomendable no sólo tener en cuenta la inclinación, sino también estudiar diferentes sistemas de desagüe muy especialmente si se trata de superficies grandes.
  • Presupuesto: finalmente, el presupuesto también va a ser otro factor que determinará las opciones entre las que podemos elegir.

Tipos de suelo para el jardín y sus características

Vamos a pasar ahora a enumerar los que consideramos como los ocho tipos de suelo para el jardín más idóneos, de manera que valoraremos sus pros y contras para ayudarte a decidir:

El suelo de tierra para el jardín

Esta es la alternativa más económica y ecológica, ya que básicamente no vamos a requerir más que de herramientas para poder nivelar y acondicionar el suelo.

Hay que tener en cuenta que este tipo de suelo generalmente se puede utilizar en todo el entorno, ya que no es invasivo, pero seguramente no es la alternativa más idónea para la mayor parte de usos.

Las principales ventajas del suelo de tierra en el jardín son:

  • Es un tipo de suelo más natural.
  • No supone ningún tipo de impacto medioambiental.
  • Apenas supone un gasto para nosotros.

Pasamos ahora a enumerar las desventajas del suelo de tierra en el jardín:

  • Tiene un mantenimiento muy elevado en especial por el control de maleza.
  • Favorece el desarrollo y aparición de bichos y otros organismos.
  • Es menos higiénico para zonas de juego en especial para niños y animales.
  • Suele presentar un mal drenaje cuando se pisa con frecuencia al compactarse, por lo que se suelen formar charcos.
  • Se erosiona con facilidad, modificando los niveles y superficie.
  • Estéticamente no es la solución más idónea por norma general.

El suelo de césped para el jardín

Sin duda alguna, una solución estética pero también frágil y que requiere de un importante mantenimiento.

Este tipo de suelo se adapta a cualquier entorno, ya que permite desde realizar grandes extensiones hasta destinarlo a zonas muy concretas y específicas como caminos, entorno de vivienda e instalaciones, o zonas ajardinadas.

Estas son las ventajas del suelo de césped en el jardín:

  • Es una alternativa natural.
  • Favorece la creación de un entorno agradable donde los niños y animales pueden jugar.
  • Estéticamente es una opción muy bonita y elegante.

También es importante tener en cuenta los inconvenientes del suelo de césped en el jardín:

  • Requiere de un cierto mantenimiento.
  • Es necesario aportar abonos y regar, lo que supone un consumo de recursos constante.
  • Se puede deteriorar por las condiciones climatológicas, por enfermedades o por plagas.
  • No es recomendable para todo tipo de uso, en especial si van a pasar vehículos o personas con mucha frecuencia.
  • Fomenta el desarrollo de insectos y otros bichos.

El suelo de grava en el jardín

También existe otra opción que es el suelo de grava, una opción que es estética, funcional y además económica, pero que también presenta sus ventajas e inconvenientes.

En cuanto a las posibilidades, se adapta tanto a caminos como al entorno de la vivienda y de las instalaciones, por lo que presenta una gran polivalencia.

Ventajas de construir un suelo de grava en el jardín:

  • Es una solución que ofrece un drenaje natural fantástico.
  • No requiere de mucho mantenimiento.
  • Estéticamente es bonito y ofrece una sensación modernista.

Desventajas de construir un solo de grava en el jardín:

  • Refleja el calor, por lo que puede ser menos confortable en épocas de temperaturas elevadas.
  • No permite crear un entorno de juego seguro para animales y niños.
  • Las inclemencias del tiempo y el uso pueden hacer que la grava se desplace.
  • No impide la salida de maleza.
  • Favorece el desarrollo y tránsito de bichos.

El suelo de madera para el entorno exterior

La madera es también una solución muy estética, aunque por norma general se destina a caminos o zonas muy específicas en el entorno de la vivienda o de las instalaciones, sobre todo porque se deteriora con facilidad y requiere de un mayor mantenimiento.

Empezamos valorando cuáles son las principales ventajas del suelo de madera en el jardín:

  • Es una solución natural.
  • Ofrece una estética muy agradable, elegante y cálida.
  • Existe una amplia variedad de tipos de madera entre los que elegir.
  • Su superficie es suave y confortable para caminar.

Estos serían los inconvenientes de construir un suelo de madera en el jardín:

  • Requiere de mantenimiento, ya que es necesario realizar un constante tratamiento para evitar su deterioro acelerado así como la aparición de hongos, moho e impedir que los insectos lo utilicen como lugares de reproducción y alojamiento.
  • Se degrada con mayor rapidez, en especial en entornos con condiciones climatológicas adversas.
  • Puede llegar a ser resbaladiza con la humedad.
  • El coste puede ser bastante elevado.

El suelo de piedra para tus suelos exteriores

Otra alternativa es la piedra, que nos ofrece una gran durabilidad, es también natural, nos puede resultar más o menos económica dependiendo del tipo de piedra que elijamos y del tipo de suelo, pero que también presenta algún inconveniente como el mantenimiento.

Esta opción es ideal tanto para caminos como para expresiones y zonas del entorno.

Cuáles son las principales ventajas del suelo de piedra en el jardín:

  • La piedra es un material que tiene una vida útil muy larga y una gran resistencia al desgaste.
  • Estéticamente aporta una gran elegancia.
  • Hay un abanico muy amplio de tipos de piedra que se adaptan a diferentes estéticas.
  • Apenas requiere mantenimiento.
  • Permite crear un entorno natural.

Pasamos a las desventajas del suelo de piedra en el jardín:

  • Su coste es más elevado que las alternativas anteriores.
  • Tiene una superficie dura y rugosa que no favorece un entorno apto para mascotas y niños.
  • Dificulta el crecimiento vegetal.
  • Puede favorecer el desarrollo de bichos.

El suelo de hormigón para el exterior

Pasamos ahora a los suelos de hormigón, una solución muy interesante pero que también tiene un coste algo más elevado y se puede considerar como más invasiva.

Sirve para hacer caminos, para los entornos de la vivienda instalaciones y para toda zona donde se busque un entorno limpio y fácil de mantener.

Recuerda que en este sentido tenemos la posibilidad de elegir entre suelos de hormigón normales y suelos de hormigón impreso, con la particularidad de que estos últimos permiten utilizar diferentes colores en la mezcla en lugar de pintar la superficie, lo que reduce el mantenimiento, además de que también ofrece la opción de realizar una impresión similar a los dibujos que podríamos encontrar con materiales como el terrazo.

Las principales ventajas del suelo de hormigón en el jardín:

  • Es un tipo de suelo con una vida útil muy larga.
  • Presenta una gran resistencia a las condiciones climatológicas adversas.
  • Apenas requiere de mantenimiento.
  • Se puede optar por diferentes acabados, incluyendo superficies lisas y rugosas, diferentes colores, formas y geometrías, dibujos y un largo etcétera.
  • Salvo si es una superficie lisa, ofrece un gran agarre, siendo ideal tanto para andar como para los vehículos en condiciones de lluvia y nieve.

Y estas son los principales inconvenientes del suelo de hormigón en el jardín:

  • Acumula una gran cantidad de calor.
  • Estéticamente hay personas que no lo consideran tan bonito.
  • Hay que prestar especial atención al drenaje para prevenir los charcos.
  • Es importante realizar una construcción adecuada para evitar agrietamiento con el paso del tiempo.
  • Su coste puede llegar a ser bastante elevado, en especial si se opta por alternativas como el hormigón impreso coloreado.

El suelo de baldosas o suelo de terrazo para el jardín

El suelo de baldosas se podría considerar como una extensión del suelo de hormigón, en especial si optamos por terrazo.

Su capacidad de adaptación es también muy elevada, por lo que se puede utilizar en prácticamente cualquier camino, entorno de vivienda instalaciones y en zonas de aparcamiento.

Cuáles son las ventajas de las baldosas o suelo de terrazo para el jardín:

  • Ofrece una gran versatilidad en materia estética, con muchas opciones entre las que elegir.
  • Es un tipo de material con una vida útil muy larga y una buena resistencia al uso y al paso del tiempo.
  • No requiere de mantenimiento excesivo.
  • Generalmente se trata de superficies antideslizantes que garantizan la seguridad.

Cuáles son los inconvenientes de las baldosas o sólo de terrazo para el jardín:

  • Precisa de una inversión inicial bastante sustancial.
  • Absorben una gran cantidad de calor durante los meses de altas temperaturas.
  • No es suficientemente resistente frente a golpes fuertes o elevada presión.
  • Se debe desarrollar un adecuado drenaje para evitar el encharcamiento.
  • Las terminaciones y acabados se pueden desgastar más rápidamente en comparación con otros materiales.

El suelo de asfalto para espacios exteriores

Terminamos con la solución que nos ofrece una combinación perfecta para aquellos lugares donde buscamos la máxima resistencia, el mínimo mantenimiento y un aspecto más elegante y arreglado que no es otro que la utilización de asfalto para el suelo.

Este material se puede utilizar especialmente en los caminos, en los entornos de vivienda e instalaciones y muy especialmente en aparcamientos y zonas donde se busca la máxima resistencia, sin olvidar que es una solución muy interesante para las pistas deportivas.

Estas son las principales ventajas del asfalto en el jardín:

  • Se trata de un material que tiene una gran durabilidad.
  • Está diseñado para ofrecer la máxima resistencia al tránsito de vehículos y personas.
  • Apenas requiere de mantenimiento.
  • Su instalación es más rápida en comparación con otros materiales.
  • Su superficie es rugosa, garantizando el antideslizamiento incluso en condiciones de nieve y lluvia.

También es importante valorar los principales inconvenientes del asfalto en el jardín:

  • Tiene una elevada capacidad para absorber el calor.
  • Su apariencia tiene un mayor contraste con el entorno natural.
  • Es importante estudiar bien su drenaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.