Cómo revisar el coche antes de un viaje

Independientemente de si es en estaciones cálidas o frías, es importante saber cómo revisar el coche antes de salir de viaje, ya que el ser precavido nos puede ahorrar muchos dolores de cabeza durante nuestro viaje o escapada. Por ello, os vamos a listar todos los elementos clave que debéis tener en cuenta.

Cómo revisar el coche antes de un viaje

El mantenimiento del coche a lo largo del año

Antes de nada, es muy importante que tengamos en cuenta que es esencial que realicemos un mantenimiento y control del estado de nuestro vehículo a lo largo de todo el año, ya que es la mejor forma de evitar que aparezcan averías o problemas importantes, tras lo cual, revisar el coche es un proceso sencillo y rápido.

En este sentido, debemos tener en cuenta algunos aspectos como:

  • Comprobar el nivel de los líquidos y cambiarlos cuando sea necesario.
  • Asegurarnos del buen estado de los manguitos.
  • Limpiar y/o cambiar los filtros con la regularidad necesaria.
  • Estar atentos a cualquier ruido o anomalía que se presente en el vehículo.
  • Realizar las revisiones estipuladas en el manual del vehículo.
  • Asegurarnos siempre de que los neumáticos están en perfecto estado y bien equilibrados.
  • Realizar comprobaciones regulares para tener la seguridad de que el vehículo no se calienta más de la cuenta.
  • Cambiar las pastillas o zapatas de los frenos cuando sea necesario, evitando exprimirlas.
  • Comprobar que las correas se encuentran en buen estado.

En definitiva, el objetivo es ir realizando los cambios y pequeñas reparaciones a través de las cuales vamos a prevenir desde la oxidación hasta rotura supo averías que se derivan de un mal funcionamiento.

Cómo tenemos que revisar el coche antes de salir de viaje

Sin embargo, aunque mantengamos en perfecto estado nuestro vehículo, antes de salir de viaje es muy importante que nos aseguremos de que realizamos una revisión completa de los puntos clave que se deben considerar para evitar esos pequeños problemas que nos pueden acabar dejando en la cuneta o, incluso, provocar un accidente.

Asegúrate de tener todos los papeles y revisiones al día

Asegúrate de tener todos los papeles y revisiones al día

Lo primero que debemos tener en cuenta es que todos nuestros papeles y revisiones se tienen que encontrar al día.

  • Comprueba el estado de la ITV: en el caso de que vaya a caducar en el momento en el que nos encontramos de viaje, vale la pena que la pasemos antes de salir, asegurándonos así de que el vehículo se encuentra en perfectas condiciones, además de evitar una sanción por no haberla pasado a tiempo.
  • Verifica la vigencia de tu seguro: otro papel clave que debemos comprobar es nuestro seguro, de manera que nos aseguremos de que no va a caducar mientras estemos de viaje.
  • Estudia si tu seguro te cubren todo lo que vayas a necesitar: por norma general, cuando contratamos un seguro, nos aseguramos de que nos va a respaldar ante cualquier circunstancia que se pueda dar, pero hay pequeños detalles que a los que muchas veces no prestamos atención por no usarlos o no necesitar los con regularidad, como por ejemplo la opción de asistencia en carretera.
  • Asegúrate de que tu carnet de conducir está vigente: por supuesto, es esencial que nos aseguremos de que nuestro carné de conducir se encuentra vigente.

Comprueba el estado de los neumáticos, uno de los esenciales al revisar el coche

Comprueba el estado de los neumáticos, uno de los esenciales al revisar el coche

Los neumáticos son una de las partes más importantes de nuestro vehículo, ya que es el único contacto que tenemos con la carretera.

Esto significa que nos tenemos que asegurar de que se encuentran en perfectas condiciones.

Para ello vamos a proceder realizando la revisión siguiendo estos pasos:

  • Revisa la presión de aire, no sólo por seguridad, sino porque con una presión correcta vas a ahorrar mucho combustible.
  • Si vas a cargar mucho peso en el vehículo, averigua cuales la presión adecuada en tu caso en particular.
  • Comprueba el estado del dibujo, asegurándote de que cuente con la suficiente profundidad.
  • Hacer una revisión visual para detectar la presencia de cortes, grietas o incluso huevos en cualquier parte del neumático.
  • Si hace mucho tiempo que no cambiamos los neumáticos, puede ser interesante comprobar que los tornillos no se han quedado agarrotados.
  • Un riesgo importante que debemos prevenir son los neumáticos cristalizados. Como no se puede comprobar a simple vista, lo que haremos es hundir la uña en el dibujo; si cede, están en buen estado, pero si no lo hace y presenta excesiva rigidez, están cristalizados.

Revisa todos los niveles de líquidos

Revisa todos los niveles de líquidos

Nuestro vehículo tiene varios líquidos esenciales para su funcionamiento, los cuales debemos comprobar:

  • Comprueba el nivel de aceite: damos por hecho que cambiáis el aceite con la regularidad que indica el fabricante, en cuyo caso, podemos dar por hecho que se encuentra en buen estado, por lo que tan sólo nos termos que asegurar con la varilla de que disponemos del nivel adecuado.
  • Echa un vistazo al nivel de refrigerante y a su estado: también es muy importante que nos aseguremos de que el vehículo no pierde refrigerante, para ello vamos a comprobar el nivel en frío. Pero no sólo nos fijaremos en que se encuentre en la línea, sino que también debemos asegurarnos de que el líquido está en buenas condiciones, con una densidad adecuada y limpio. En caso contrario, es recomendable hacer una limpieza del radiador antes de salir. Recuerda que si vas a sitios muy fríos, es importante utilizar un anticongelante de calidad
  • Verifica el nivel del líquido de frenos y su estado: a menudo pasamos por alto este nivel, lo cual puede llegar a ser muy peligroso. Es raro que tengamos que añadir líquido de frenos, pero vale la pena comprobar que está en la línea, y también es recomendable tener un aparato que nos permita asegurarnos de que está en buen estado.
  • Comprobar el nivel del líquido limpiaparabrisas: cuando viajamos, es habitual que se acumule más suciedad en nuestro parabrisas, de manera que nos tenemos que asegurar de que el depósito se encuentra lleno, además de que utilizamos un líquido con jabón específico o limpiacristales que nos ayude a limpiar de forma óptima.

Los filtros deben encontrarse en buenas condiciones

Los filtros deben encontrarse en buenas condiciones

Además de los líquidos, los filtros también tienen que estar en perfecto estado.

En este caso, salvo el filtro del aire, el resto no es necesario que lo comprobemos, siempre y cuando realicemos los cambios con la regularidad que nos indica el fabricante.

Asegura el buen funcionamiento de los limpiaparabrisas y la correcta visibilidad

Asegura el buen funcionamiento de los limpiaparabrisas y la correcta visibilidad

Tenemos que asegurarnos de que disponemos de una buena visibilidad, para lo cual tenemos en cuenta lo siguiente:

  • Las escobillas tienen que estar en perfecto estado y no dejar marcas a su paso.
  • Hay que asegurarse de que sale el líquido de forma adecuada para realizar la limpieza.
  • En la parte exterior, puede ser interesante aplicar un producto repelente del agua, lo cual mejorará nuestra visibilidad.
  • En la parte interior, podemos utilizar un producto antivaho para evitar que se empañen.
  • Recuerda llevar el depósito del líquido limpiador siempre lleno.

Comprueba que funcionen todas las luces

Comprueba que funcionen todas las luces

Antes de salir tenemos que comprobar también que todas las luces funcionen adecuadamente, por lo que deberemos considerar las siguientes:

  • Luces de posición delanteras y traseras.
  • Luces de cruce.
  • Intermitente izquierdo delantero y trasero.
  • Intermitente derecho delantero y trasero.
  • Doble intermitente delantero y trasero.
  • Luces de freno.
  • Luces de marcha atrás.
  • Luces antiniebla delanteras y traseras.

Evidentemente, la comprobación la tendremos que realizar tanto en la parte de delante como en la de detrás.

Además, también vale la pena revisar el estado de las luces interiores tanto del habitáculo como del maletero, ya que de esta forma tendremos la garantía de poder contar con iluminación interior en caso de que sea necesario.

Analiza el estado de la batería

Analiza el estado de la batería

Tenemos que asegurarnos también de que la batería funciona adecuadamente.

  • Con un comprobador de voltaje nos podemos hacer una idea del estado en que se encuentra. Si vemos que el voltaje es considerablemente inferior al que indica el fabricante, entonces nos puede dar problemas.
  • En aquellas que tengan los vasos abiertos, deberemos añadir agua destilada hasta el nivel adecuado.
  • Sin embargo, en la actualidad, prácticamente todas vienen selladas, por lo que no hay que realizar mantenimiento.
  • Viene bien llevar con nosotros un arrancador o batería externa con arrancador, ya que, aunque no es habitual, incluso aunque esté en buen estado, la batería se puede llegar a romper.

Haz una revisión rápida de manguitos y abrazaderas

Haz una revisión rápida de manguitos y abrazaderas

De forma visual, realizaremos una revisión rápida del estado de las abrazaderas y los manguitos, asegurándonos de que todos los elementos que podemos observar en la zona del motor, se encuentran bien fijados y no presentan grietas, deformidades o problemas que puedan alterar el normal funcionamiento del vehículo.

Fíjate en si la suspensión, la inyección y el encendido funcionan adecuadamente

Fíjate en si la suspensión, la inyección y el encendido funcionan adecuadamente

Aunque se trata de una comprobación que debemos realizar en nuestro día a día, antes de salir de viaje puede ser interesante que lo tengamos en cuenta.

En este sentido debemos prestar atención a:

  • Revisar el coche en relación con ruidos y chirridos al estar en marcha.
  • Excesivo balanceo de la carrocería en curvas marcadas.
  • Dificultad del coche a la hora de arrancar.
  • Ruido fuerte al arrancar que generalmente proviene del motor de arranque.

Comprueba el estado de las bujías y de los cables eléctricos

Comprueba el estado de las bujías y de los cables eléctricos

También debemos realizar una revisión rápida y visual de los cables eléctricos.

De igual manera, a la hora de revisar el coche, cada cierto tiempo vale la pena comprobar las bujías, y en caso necesario sustituirlas por unas nuevas.

Otras comprobaciones que vale la pena tener en cuenta

Otras comprobaciones que vale la pena tener en cuenta

Además de todo lo anterior, dependiendo de cada caso, nos podemos encontrar con que debemos tener en cuenta otros elementos importantes a la hora de revisar el coche o equiparlo como por ejemplo los siguientes:

  • Si vas a sitios con nieve, hielo o barro, lleva siempre cadenas.
  • Debes revisar el coche y todo lo que contiene, comprobando que los chalecos reflectantes estén en buen estado.
  • Asegúrate de que llevas al menos dos triángulos reflectantes.
  • Es interesante llevar con nosotros un juego de bombillas para sustituir en caso de que sea necesario.
  • Comprueba que el gato y la llave estén en perfectas condiciones.
  • Si hace mucho tiempo que no cambiamos una rueda, puede ser interesante comprobar que los tornillos no se encuentren completamente agarrotados.
  • Llevar pequeñas herramientas como algún destornillador, un poco de papel de aluminio, unos fusibles, algún trozo de cable, alicates, etc., nos puede venir muy bien.
  • También vale la pena llevar algún spray para aflojar tornillos sobre todo pensando en el cambio de ruedas.
  • Vale la pena llevar productos de limpieza sobre todo para las ventanillas y lunas.
  • Se recomienda llevar un rascador siempre que vayamos a zonas donde pueda helar o nevar.
  • Hay productos antivaho muy fáciles de aplicar que nos pueden ayudar por ejemplo si el climatizador del vehículo se estropea.
  • Es interesante llevar siempre unas mantas por si se produce alguna emergencia.
  • También aconsejamos llevar alguna prenda de repuesto y de abrigo.
  • Unas zapatillas cómodas y calentitas, también nos pueden resultar muy útiles en un momento dado.
  • Nunca está de más llevar algo de comida para emergencias, preferiblemente enlatada.
  • Siempre debemos llevar al menos una botella de agua potable en el vehículo, la cual cambiaremos de forma regular.
  • En la actualidad hay baterías externas que funcionan como arrancadores de coches, ideales por si se estropea la batería o se descarga.
  • Un pequeño inflador apenas ocupa espacio nuestro maletero, y en el caso de que se produzca un pinchazo, nos puede ayudar a inflar de nuevo el neumático para llegar a un taller.
  • Siempre es recomendable llevar con nosotros una garrafa de agua destilada, o por el contrario, una de agua para el limpiaparabrisas y otra de refrigerante.
  • Si nuestro vehículo tiende a consumir aceite, deberemos asegurarnos que llevamos un poco con nosotros por si se produce un excesivo gasto.
  • Vale la pena llevar con nosotros alguna linterna así como pilas de recambio.
  • Y por supuesto, no olvidéis llevar siempre un botiquín que incluya lo básico más lo particular que podáis necesitar (antiácidos, medicamentos, etc.).

Si tenéis en cuenta todos estos consejos, veréis muchas más probabilidades de poder disfrutar de un viaje sin contratiempos, y en el caso de que se produzca alguno, estaremos preparados para afrontarlo.

Os pedimos como siempre vuestra colaboración por si queréis aportar algo relacionado con revisar el coche antes de un viaje o, incluso, consideráis interesante realizar algún tipo de corrección o ampliación para asegurarnos de que disfrutamos de un listado lo más completo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.