Consejos para elegir una mochila para excursiones y acampada

A la hora de elegir una mochila para excursiones, acampada y actividades de montaña, hay que tener en cuenta diferentes aspectos que son los que nos van a permitir encontrar un modelo bien adaptado a nuestras necesidades, cualidades y al tipo de experiencia que vamos a vivir, de manera que los vamos a enumerar para que podáis tenerlos en cuenta y así equiparos convenientemente.

Consejos para elegir una mochila para excursiones y acampada

La calidad a la hora de elegir una mochila para excursiones

Antes de empezar a analizar las principales características a tener en cuenta a la hora de elegir una mochila para excursiones, es esencial que comprendamos la importancia que tiene la calidad, y la ventaja que supone comprar a través de tiendas como nuestros amigos de Lamnia, especialistas en mochilas saco y con gran experiencia en el sector de la aventura que nos ofrece un catálogo muy completo con artículos de calidad, buena resistencia y modelos adaptados a nuestras necesidades y tipo de experiencia que vamos a vivir.

Debemos entender que la calidad en una mochila para este tipo de expediciones y aventuras es algo primordial, ya que debemos entender que todo lo que vamos a llevar con nosotros irá en ella.

Esto significa que, si por ahorrar un poco optamos por una mochila de baja calidad, nos podemos llevar más de una sorpresa e incluso más de un susto, ya que no seríamos ni los primeros ni los últimos que perdemos cosas importantes por el camino sin darnos cuenta, o nos quedamos sin mochila en la que llevarlo.

En definitiva, nuestra recomendación es que no escatiméis en este sentido, ya que además, a día de hoy el mercado está inundado de artículos de dudosa calidad, mientras que sus precios no son mucho menores que los que sí la tienen, así que verdaderamente vale la pena gastar un poco más y saber que, incluso en los terrenos y experiencias más difíciles, nuestro equipo va a estar protegido y siempre dispuesto para cubrir nuestras necesidades.

Qué tengo que pedir a una mochila para excursiones

Vamos a analizar los siete puntos clave que deberemos considerar a la hora de elegir una mochila de calidad para excursiones.

Consejos para elegir una mochila para excursiones y acampada

Estudia bien las dimensiones de tu mochila de montaña

Las dimensiones y capacidad son dos aspectos muy importantes a considerar antes de comprar la mochila.

En este sentido, desde una perspectiva general, podemos contemplar estas capacidades en función del uso al que va a estar destinada:

  • Hasta 20 litros: es suficiente si vamos a realizar excursiones de pocas horas. La opción perfecta para la mayoría de excursionistas.
  • De 20 a 30 litros: pensada para excursiones de un día completo.
  • De 30 a 50 litros: en este caso, sería ideal para excursiones de hasta tres noches.
  • De 50 a 70 litros: necesaria si se trata de excursiones de hasta seis noches.

Tened en cuenta que las dimensiones (no la forma), será proporcional a la capacidad, aunque siempre hay modelos que pueden estar más optimizados que otros, o añaden o eliminan elementos que pueden sernos o no útiles, variando así las dimensiones (por ejemplo, reduciendo los acolchados, conseguimos más volumen en menos espacio, pero estará menos protegida).

Tipo de mochila: táctica, senderismo o para largos recorridos (trekking)

Tenemos principalmente tres tipos de mochila a considerar, cada una de ellas con unas características particulares:

  • Mochilas de senderismo: son muy versátiles, y cuentan con bolsillos exteriores fabricados en malla, ya que de esta forma podremos guardar la ropa mojada. También incorporan bolsillos para botellas de agua así como marco de ajuste para la carga, permitiendo distribuir adecuadamente el peso.
  • Mochilas para largos recorridos: son también conocidas como mochilas de trekking, y están diseñadas para recorridos que requieran varios días. Suelen implicar experiencias por lugares complicados donde hay una mayor exigencia, además de que vamos a estar varios días fuera, por lo que se fabrican con materiales y costuras más resistentes.
  • Mochilas tácticas: son conocidas como mochilas militares, y se caracterizan por ser muy resistentes y disponer de muchos apartados para poder organizarlo todo a la perfección y que esté siempre accesible rápidamente.

Además, también contamos con otros elementos que se pueden incorporar tanto a las mochilas como a cinturones y otros sistemas de sujeción, ampliando así la capacidad total:

  • Bolsas multifunción: recurso ideal para poder separar artículos de uso más directo y continuo durante la experiencia. Hay modelos diferentes con distintos sistemas de sujeción.
  • Bolsas: útiles para organizar cosas tanto dentro como fuera de la mochila.
  • Carteras: necesarias para la documentación, tarjetas dinero y elementos esenciales.
  • Riñoneras: cómodas y prácticas para tener siempre a mano los elementos de uso frecuente.

Qué material debo elegir para mi mochila

En la actualidad existen muchos materiales entre los que elegir, y bastantes de ellos son buenos.

Lo importante en este caso es que garanticen:

  • Resistencia a la abrasión.
  • Protección contra la punción.
  • Ser transpirable.
  • Tener buena impermeabilidad.
  • Debe pesar poco.

Lo ideal en cualquier caso es un material inteligente, ya que además de cumplir con las anteriores, también garantizará la máxima polivalencia, logrando así poder utilizar la mochila para experiencias diferentes y en terrenos completamente opuestos.

Consejos para elegir una mochila para excursiones y acampada

El peso es otro elemento a considerar en tu mochila para excursiones

El peso es una de nuestras mayores preocupaciones, ya que cuando vamos a realizar excursiones o largos recorridos, es importante que vayamos ligeros.

Por una parte por comodidad, y por otra, por salud, así que debemos buscar una mochila que tenga todo lo que necesitamos pero que sea ligera.

Recuerda que a la hora de equiparla y llenarla, eliminaremos todo aquello que no sea realmente necesario.

Si no tenemos experiencia, es normal que al principio queramos meterlo todo en ellas, pero eso es un error, ya que la mitad de las cosas no las vamos a necesitar.

En este sentido, debemos analizar qué es lo que necesitamos y qué es prescindible, hasta completar una mochila que esté perfectamente equilibrada.

Debemos tener en cuenta que cada persona puede llevar un peso diferente, dependiendo de sus características y su estado físico.

De manera que lo que haremos será crear una lista con todo lo que nos queremos llevar.

Iremos pasando al final de la misma aquello que no es estrictamente necesario, y en la parte alta estará todo lo imprescindible.

Vamos pesando lo que metemos en la mochila, de manera que comenzaremos con lo imprescindible, y si una vez que está todo lo necesario estamos preparados para llevar más peso, podremos introducir los artículos menos necesarios hasta llegar a nuestro tope de peso.

Por esa razón, a la hora de comprar una mochila, los gramos cuentan y mucho; al fin y al cabo es mejor llevar un bocata extra que no un canto rodado recuerdo de tu último viaje a la playa.

Consejos para elegir una mochila para excursiones y acampada

Bolsillos y distribución de la mochila

También deberemos analizar bien los bolsillos exteriores y distribución interna de la mochila.

Tendremos en cuenta los sistemas de cierre, las dimensiones de cada uno de sus espacios y la posibilidad de integrar otros adicionales de forma eficiente.

Hay que tener claro que en cada actividad necesitaremos algo diferente, de manera que, por ejemplo, si se trata de una mochila pequeña para unas horas de aventura, tener muchos bolsillos internos y externos puede reducir el espacio común, el cual generalmente será más interesante, puesto que al ser de reducidas dimensiones, no hace falta tenerlo todo tan ordenado.

Sin embargo, en caso de mochilas grandes, si no tenemos suficientes compartimentos, corremos el riesgo de que las cosas más pequeñas acaben en el fondo y resulte complicado acceder a ellas.

De igual manera, si vamos a hacer escalada, los bolsillos exteriores y rejillas pueden convertirse en un impedimento e incluso en elementos peligrosos.

En definitiva, debes estudiar qué es lo que vas a necesitar exactamente, y buscar un modelo que efectivamente se adapte a esas necesidades.

Elementos de enganche, comodidad, seguridad y portabilidad

Existen diferentes elementos adicionales que puede incorporar la mochila y ofrecernos una mayor funcionalidad.

Entre ellos vamos a destacar algunos de los más interesantes:

  • Bolsillos: hay mochilas que incorporan bolsillos en el exterior o permiten añadirlos, desde para poner la ropa mojada, a introducir elementos que estén al alcance de la mano como por ejemplo la botella de agua.
  • Cinta pectoral: se coloca a la altura del pecho, ayudando a mantener las hombreras en su sitio y equilibrando así la carga de forma adecuada.
  • Cintas de ajuste: permiten ajustar la carga de forma personalizada en cada caso, logrando así optimizar mejor la mochila.
  • Cinturón lumbar: ideal para proteger la columna vertebral, reduciendo el peso sobre los hombros y pasándolo a las caderas, por lo que debe estar bien acolchado.
  • Fundas impermeables: puede ir incorporada con la mochila o la podemos comprar aparte. Se trata de fundas que nos permiten impermeabilizar la mochila durante las lluvias o cuando nos tenemos que mover por ríos, mar o lugares con un exceso de humedad.
  • Marco interno: ayuda a estabilizar la carga y evitar los movimientos de la misma, garantizando que mantenemos el centro de gravedad en todo momento. Generalmente está fabricado en aluminio gracias a su alta resistencia y bajo peso. Lo habitual es que el marco se pueda montar y desmontar.
  • Reflectantes: hay mochilas que los incorporan y otras no. Se trata de elementos que vale la pena tener a mano, sobre todo si vamos a hacer marchas nocturnas, consiguiendo así ser más visibles.
  • Sistema MOLLE: son elementos de carga adicional que se colocan en el exterior de la mochila y permiten añadir otros objetos, bolsas y artículos, dejando libre más espacio en el interior de la mochila y facilitando el uso de estos.

El color también es un aspecto a tener en cuenta

Mucha gente no es consciente de lo importante que es elegir un buen color para la mochila.

De hecho, la mayor parte elige simplemente uno que les guste, pero no se dan cuenta de que el color influye en función de la actividad que vayamos a realizar.

En este sentido tenemos la suerte de contar con un mercado muy completo entre el que elegir, pero deberemos considerar las siguientes recomendaciones:

  • Colores oscuros: pueden ser ideales para ocultarnos, pero recuerda que con el sol se calientan más, por lo que el contenido de nuestra mochila estará a una temperatura más elevada. Por esa razón, pueden ser más indicados para expediciones en lugares fríos y húmedos.
  • Colores claros: los colores claros son más frescos, ideales para garantizar una temperatura menor para el contenido de nuestra mochila. Son fantásticos para escapadas y aventuras en lugares cálidos.
  • Colores llamativos: los colores llamativos son la solución perfecta si queremos ser fácilmente visibles desde la distancia. Ideales tanto en lluvia como en seco y por supuesto en nieve. De hecho, son un punto medio en materia de captación de la temperatura exterior.
  • Mezcla de colores: son ideales cuando lo que se busca es ocultación pero sin calor o frío excesivos para el contenido. La mezcla de colores se deberá adaptar al entorno en el que nos vamos a mover, consiguiendo una mejor ocultación que con colores sólidos.

Teniendo en cuenta todos estos consejos para elegir una mochila para excursiones, acampada y montaña, tendréis la posibilidad de encontrar aquella que se adapte al tipo de experiencia que estáis preparando, así como a vuestras características y también a las necesidades que os vais a encontrar a lo largo del camino, garantizando en todo momento la máxima calidad y resistencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.