Enfermedades en los cultivos leñosos

Enfermedades en los cultivos leñosos

Vamos a conocer algunas de las principales enfermedades del almendro y de otros cultivos leñosos que afectan negativamente tanto a los árboles como a la producción, además de que descubriremos algunas de sus particularidades para actuar contra ellas de forma eficiente.

Principales enfermedades en los cultivos leñosos

Comenzamos por las principales enfermedades de cultivos leñosos, de las cuales destacamos las siguientes:

Agalla o tumor del cuello

Enfermedades en los cultivos leñosos

Comenzamos nuestro listado con las principales enfermedades de los cultivos leñosos con la Agalla, también conocida como tumor del cuello.

Se trata de una enfermedad producida por la bacteria Agrobacterium tumefaciens, y se caracteriza por ser una de las más preocupantes para el cultivo.

Esta bacteria tiene la capacidad de vivir varios años en el suelo, alimentándose de los restos en descomposición.

Prefiere los suelos calizos y con un pH básico, aunque también se puede desarrollar en suelos con un pH ácido.

Actúa entrando a la planta a través de pequeñas heridas, extendiéndose por el cuello y la raíz.

Está activa durante las estaciones de primavera y verano, mientras que en otoño e invierno no tiene actividad.

Antracnosis

Enfermedades en los cultivos leñosos

Se produce por un hongo que permanece en los frutos y en zonas como los brotes y la madera, de manera que accede al fruto en el momento en el que cuaja.

Por ejemplo, en el almendro, esto ocurre sobre mediados del mes de abril, que es cuando empiezan las temperaturas favorables y la lluvia.

Hay dos especies de hongo que pueden causar esta enfermedad que son Colletotrichum acutatum y Colletotrichum gloeosporioides.

Brote seco

Enfermedades en los cultivos leñosos

Es una enfermedad muy común, sobre todo en árboles como el almendro.

Se produce por un hongo que durante la primavera se va extendiendo por el árbol.

Además de afectar al árbol en el que se encuentra, es fácil que se contagie a otros árboles de la zona.

Debemos recordar que, además de trabajar desinfectando el material con frecuencia para evitar contagios, siempre es interesante poder contar con expertos en la materia como es el caso de CBH para organizar adecuadamente nuestro proyecto, ya que esto nos puede evitar muchos sustos y nos ayudará a conseguir una mayor producción en un menor plazo de tiempo.

Chancro

Enfermedades en los cultivos leñosos

Esta es una de las enfermedades en los cultivos leñosos, la cual es producida por el hongo Phomopsis amygdali, y afecta sobre todo a árboles leñosos como el almendro, la nectarina, el melocotonero y albaricoquero.

Prefiere las temperaturas suaves y la lluvia, de manera que durante la primavera es cuando más se propaga, aunque en otoño también hay riesgo.

De hecho, utiliza el propio rocío para, mediante el goteo a lo largo de la mañana, trasladarse entre los brotes.

Esto hace que la infección se concentre sobre todo en la parte baja de la copa.

Cribado o perdigonado

Enfermedades en los cultivos leñosos

Se produce a partir de distintos hongos del género Prunus.

Permanece inactivo durante el invierno, y ya en primavera empieza a activarse.

Le favorecen las temperaturas suaves, la lluvia y la humedad, de manera que puede llegar a aumentar de forma considerable su propagación en caso de que se den estas características.

Sin embargo, en los meses secos y cálidos como el verano, cesa su actividad, y no la retoma hasta que empieza a aumentar la humedad de cara al otoño.

Fusicoccum

Enfermedades en los cultivos leñosos

Es otra enfermedad que también es causada por un hongo, en esta ocasión, por el hongo Phomopsis amygdali.

Como a todos los hongos, le gusta la humedad, las lluvias y las temperaturas suaves, que es cuando consigue su mayor desarrollo.

Con el goteo del rocío, consigue trasladarse y extenderse por el árbol.

Lepra o abolladura

Enfermedades en los cultivos leñosos

Ambos nombres son utilizados para describir una enfermedad que se caracteriza fundamentalmente por las deformaciones que produce en las hojas.

Es ocasionada por el hongo Taphrina deformans, y afecta sobre todo al melocotonero y al nectarino.

También puede afectar al almendro y al albaricoquero, aunque en este último es muy poco frecuente.

Durante el invierno, el hongo permanece inactivo y escondido en las grietas de las ramas y en las escamas de las yemas.

Cuando llega el momento en que se empiezan a abrir las yemas, y siempre y cuando haya una humedad y una temperatura adecuadas, comienza con su propagación.

Cabe destacar que los años en los que el tiempo es más fresco, húmedo y llueve más, es cuando se desarrolla más fuertemente.

Mancha bacteriana de los frutales de hueso

Enfermedades en los cultivos leñosos

La bacteria Xanthomonas arborícola es la responsable de esta enfermedad.

Afecta al almendro, al melocotonero, al cerezo, al nectarino, al albaricoquero y al ciruelo especialmente.

La primera vez que se observó esta enfermedad en España fue en el año 2002, y desde entonces, ha ido apareciendo en varias zonas, aunque está más extendida por el resto de Europa.

La infección comienza con la entrada de la primavera, siempre y cuando la temperatura sea entre 20º C y 25º C y haya una adecuada humedad.

Cada vez que se den estas características climatológicas, la bacteria actuará de nuevo.

Mancha ocre

Enfermedades en los cultivos leñosos

Enfermedad que se produce a partir del hongo Polystigma ochraceum.

Comienza al inicio de la primavera, que es cuando el hongo se extiende por las hojas.

Con la llegada del invierno, las hojas caen al suelo, donde el hongo permanecerá inactivo hasta que vuelva de nuevo el buen tiempo.

Monilia o podredumbre parda

Enfermedades en los cultivos leñosos

Esta enfermedad se produce por la acción del hongo Monilinia sp.

Cabe destacar que hay tres tipos diferenciados que son:

  • Monilinia laxa.
  • Monilinia fructigena.
  • Monilinia fructicola.

La variedad de Monilinia laxa es la más habitual en España, donde también se han encontrado casos de Monilinia fructicola, que es la más virulenta de las tres.

Fundamentalmente afectan al almendro, al cerezo, al albaricoquero, al melocotonero y al ciruelo.

Cabe destacar que se desarrolla especialmente bien en zonas frías, y permanece a la espera durante el invierno en los tallos y en los brotes, para posteriormente atacar durante la primavera.

Phytophthora

Enfermedades en los cultivos leñosos

Se trata de una enfermedad muy seria que provoca la podredumbre del cuello del árbol y de la raíz.

Cabe destacar que le beneficia el agua y la humedad alta, ya que se trata de un hongo, por lo que en las zonas de riego es más habitual que en las de secano.

Generalmente, su modo de infectar a los cultivos leñosos es mediante la entrada a los mismos a través de las heridas y de las aberturas naturales.

Podredumbre de raíces

Enfermedades en los cultivos leñosos

Se produce a partir del hongo Armillaria mellea y puede llegar a causar la muerte al árbol.

Se presenta en las bases de los troncos de los árboles afectados con forma de seta, y se hacen visibles en las primeras semanas de otoño.

El hongo se va desarrollando, lo que le permite avanzar por el suelo, dando lugar a la infección de los árboles y contagiando también a los contiguos.

Podredumbre del cuello

 

Enfermedades en los cultivos leñosos

 

Enfermedad producida por el hongo Phytophthora spp.

Le favorece la humedad y el agua, por lo que es más frecuente en zonas de riego que en zonas de secano.

Accede a los árboles a través de las propias aberturas naturales, así como por las heridas superficiales que estén desprotegidas.

Roya

Enfermedades en los cultivos leñosos

Es causada por el hongo Tranzschelia pruni-spinosae.

Afecta fundamentalmente a las hojas, y está más activo cuando hay una mayor humedad.

Aunque suele ser tardía, en ocasiones se producen de forma precoz, lo que puede interferir en el desarrollo del fruto e incluso también en el de las yemas.

Verticilosis

Enfermedades en los cultivos leñosos

El hongo Verticillium dahliae es el responsable de esta enfermedad.

Una de sus particularidades es que, además de afectar a los cultivos leñosos, también causa estragos en cultivos herbáceos.

No suele ser demasiado severa, sobre todo porque el árbol generalmente se recupera con tan sólo podar las partes afectadas.

No obstante, tiene una gran capacidad para sobrevivir en el suelo, por lo que se puede volver a desarrollar de nuevo la enfermedad al siguiente año.

Cabe destacar que accede al árbol a través de las heridas.

Virus Ilar

Enfermedades en los cultivos leñosos

Se trata de un virus que es también conocido como “virus de las manchas en anillo”.

Afecta sobre todo al almendro, al manzano, al ciruelo y al melocotonero.

Generalmente se contagia mediante el injerto, a través de semillas y del polen.

Xylella

Enfermedades en los cultivos leñosos

Finalizamos con la última de las enfermedades en los cultivos leñosos con la Xylella.

Se trata de una bacteria que se desarrolla especialmente bien con temperaturas que oscilan alrededor de los 27º C.

En total hay tres subespecies de esta bacteria, las cuales son:

  • Xylella fastidiosa.
  • Xylella pauca.
  • Xylella multiplex.

Al desarrollarse dentro de los vasos, puede llegar a obstruir el paso de la savia, de manera que partes del árbol se pueden ver privadas del agua y los nutrientes necesarios.

Principales plagas de los cultivos leñosos

Además de las enfermedades de los cultivos leñosos, también conviene tener en cuenta las principales plagas:

Arañas amarillas y rojas

Son ácaros de distintas especies:

  • Eotetranychus carpini
  • Tetranychus urticae
  • Panonychus ulmi

Siendo los dos primeros de color amarillo y el tercero de color rojo.

Los amarillos generalmente se encuentran en la parte trasera de la hoja, pero los rojos se localizan tanto delante como detrás.

Su actividad tiene su punto más álgido durante la primavera, y las hojas afectadas van perdiendo intensidad en su color hasta que quedan con un tono verde sin brillo.

Avispilla

Se trata de un himenóptero de color negro cuando llega a la adultez.

Existe un marcado dimorfismo sexual, ya que los machos miden entre 4 mm y 6 mm, mientras que las hembras son de mayor tamaño, entre 7 mm  y 8 mm.

Las larvas tienen unos 10 mm de largo y son de color blanco grisáceo.

Una hembra puede llegar a poner unos 200 huevos a lo largo de su vida, generalmente colocando un par por cada fruto.

Cuando nace la oruga, se va alimentando de la semilla y al final sale para empezar un nuevo ciclo.

Barrenillo de los frutales

Se trata de escarabajos muy pequeñitos, ya que miden entre 2,5 mm y 3,0 mm, y cuentan con una forma alargada.

Su cabeza es pequeña y cuenta con una gran fuerza en sus mandíbulas que le permite perforar la madera.

Son de color marrón oscuro y tienen seis patas.

Pueden volar y lo hacen con mucha eficacia, pudiendo pasar de un árbol a otro sin dificultad.

Gusano cabezudo

Cuando llegan a la edad adulta, son de color negro sin brillo, mientras que la parte anterior del dorso es punteado con blanco.

Miden unos 3 cm, y cuando se encuentra en fase de larva, es de color blanco y puede llegar a medir 6 cm.

Necesita dos años para completar su ciclo hasta llegar a la adultez, pasando por larva.

En primavera viajan hacia la copa del árbol para alimentarse con las hojas y los brotes más tiernos.

En el verano realizan la puesta, generalmente en el suelo y en las proximidades del árbol.

Una vez que los huevos eclosionan, se introducen en la tierra y llegan a las raíces, donde están a punto de salir las larvas del año anterior.

Minadora de los brotes y frutos

Una vez que llega a la edad adulta, se trata de un lepidómptero de entre 10 mm y 16 mm, mientras que las larvas tienen una longitud de unos 15 mm.

Sus alas son estrechas y redondeadas, con color grisáceo y manchas tanto claras como oscuras.

Durante el invierno, las larvas se encuentran localizadas en las ramas, en la madera y en las yemas de la flor, de manera que, en el momento en el que comienza la brotación, las orugas van saliendo para comerse los brotes nuevos, las flores y los pequeños frutos.

Una vez que llega la primavera, aparecen los primeros adultos.

Mosquito verde

Son pequeños mosquitos de color verde claro, siendo un tono más intenso en las patas y las alas anteriores.

Sus alas son más grandes que su cuerpo y son membranosas, además de que cuenta con unas patas muy desarrolladas y fuertes.

Durante el invierno se refugia en arbustos, hierbas y en árboles de hoja perenne, y su actividad comienza a ser considerable a partir de finales de mayo, llegando a su punto más alto durante verano y principios del otoño.

Nematodos agalladores

Son nematodos con forma cilíndrica y con un tamaño de alrededor de 1 mm.

Viven en el suelo, y se alimentan directamente de la raíz mediante un estilete que clavan en ella para obtener el alimento.

Durante el invierno sobreviven en forma de huevo, y para la primavera y el otoño alcanzan su madurez.

Al alimentarse de la raíz, se van formando los nódulos o agallas en la misma.

Tienen varias generaciones cada año, y las hembras pueden poner hasta 1000 huevos.

Oruga verde del almendro

La oruga tiene un tamaño de entre 3 cm y 4 cm, de color verde y se alimenta con frutos tiernos y con hojas.

Forman las crisálidas en el suelo donde pasan el invierno, y para marzo salen convertidos en adultos, adquiriendo la forma de mariposa y consiguiendo alcanzar una envergadura de alas que puede llegar a los 40 mm.

Sus alas son de color marrón con un toque anaranjado, y vuelan entre los meses de marzo y abril, sintiéndose atraídas por las sustancias azucaradas y por la luz.

Orugueta

Puede tener un total de tres generaciones cada año, con ciclos de un mes de duración.

Durante el invierno se encuentra en estado de crisálida, mientras que las generaciones se desarrollan en primavera y verano, atacando en este último mes al árbol.

Una vez que llega a la edad adulta, su tamaño es de entre 2 y 3 cm.

Su cuerpo es de color gris oscuro, y en las alas presenta diferentes manchas con forma angular y de color negro.

Los huevos son de un color rosado, el mismo que tiene la larva que además cuenta con una cabeza de color marrón oscura.

En total, una sola hembra puede llegar a poner unos 200 huevos a lo largo del año.

Orugueta del almendro

Es también conocida como la oruga de piñón, ya que la crisálida adquiere una forma parecida a los piñones.

Cuando llegan a la adultez, se convierten en una mariposa con alas redondeadas y de color gris, mientras que las alas posteriores son grises y rojas.

Su cuerpo es negro con un anillo rojo en el tórax.

Pulgón harinoso

Su huésped primario suele ser el almendro, y durante el calor, debido al descenso de la savia y a la aparición de otras plagas, se ve obligado a trasladarse a otras plantas.

Destaca su color verdoso, así como las secreciones de cera que le dan esa apariencia harinosa blanca que está presente sobre todo en las antenas y en las patas.

El macho es también de color verde, pero un poco más pálido que la hembra.

Pulgón verde

El pulgón verde adulto es de color verde, aunque la tonalidad puede variar de unos ejemplares a otros dependiendo del árbol en el que se encuentren.

No tiene alas y el invierno lo pasa en forma de huevo, el cual tiene un color que va del verde oscuro al negro.

Se suelen colocar cerca de las yemas de las flores.

Una vez que llega el mes de febrero, los huevos eclosionan, mientras que para los meses de verano, debido al aumento de la demanda de alimento por otras especies y a la disminución de la savia, se ven obligados a trasladarse a otras plantas secundarias, donde permanecerán hasta que de nuevo puedan volver a su árbol principal.

Tigre del almendro

Aunque sobre todo ataca al almendro, esta chinche también puede afectar a los perales, los cerezos, los ciruelos y los melocotoneros.

Se extiende por todo el Mediterráneo y tiene un tamaño de poco más de 2 mm, es de color amarillento y con franjas oscuras.

Entre abril y mayo hace la puesta de huevos debajo de las hojas.

Estas son algunas de las principales plagas y enfermedades en los cultivos leñosos, las cuales se dan con una mayor frecuencia y es importante que las detectemos con el suficiente tiempo para evitar que afecte negativamente a nuestra cosecha.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.