Estufas y chimeneas eléctricas, ventajas e inconvenientes

5/5 - (1 voto)

Las estufas eléctricas y chimeneas eléctricas son una de las alternativas de calefacción más utilizadas en la actualidad, de manera que ahora que empieza a llegar de nuevo el frío, vamos a valorar cuáles son las principales ventajas e inconvenientes que presentan, de manera que os podamos ayudar a averiguar si es el modelo de estufa o chimenea más idóneo en base a vuestras necesidades.

Estufas y chimeneas eléctricas, ventajas e inconvenientes

Qué son las estufas y chimeneas eléctricas

Tanto las estufas como las chimeneas eléctricas, son aparatos de calefacción que se alimentan mediante energía eléctrica, pudiendo funcionar de diferentes formas dependiendo del sistema de calentamiento que utilice, ya sea radiación o convección.

Los sistemas de calefacción eléctricos, muy especialmente la chimenea eléctrica, se ha convertido en una tendencia decorativa muy destacada en los últimos años, logrando crear una sensación inigualable de confort dentro del hogar.

Esto es posible gracias a productos de calidad como los fabricados por https://es.aflamo.com, que ponen a disposición de sus clientes la chimenea eléctrica de pared con diferentes modelos, dimensiones y características para adaptarse a todas las necesidades.

Tipos de calefacción eléctrica

A la hora de hablar de calefacción eléctrica, es importante tener en cuenta que existen diferentes modelos entre los que elegir:

  • Chimeneas eléctricas encastrables, colgantes, de dos o tres lados y de suelo.
  • Estufas de cuarzo.
  • Estufas de convección.
  • Estufas de aceite.
  • Radiadores eléctricos.
  • Estufas halógenas.

Todos ellos son modelos interesantes, contando cada uno con unas ventajas e inconvenientes que se deben valorar antes de realizar la compra.

Sin embargo, las chimeneas eléctricas modernas son la alternativa que más está creciendo en los últimos años por presentar muchas más ventajas con un sistema muy limpio y que ajustar de manera muy significativa el consumo, ya que permiten aprovechar el calor de manera más eficiente en comparación con otros diseños de estufa eléctrica.

Además, estéticamente son una alternativa incomparable, pero para poder tomar una determinación acertada, vamos a estudiar cuáles son los pros y contras más destacados de estos sistemas de calefacción.

Pros y contras de la calefacción eléctrica

Para poder tomar una determinación acerca de si nos interesa instalar estufas y chimeneas empotradas eléctricas en nuestro hogar, es importante realizar una valoración completa de todas sus ventajas y desventajas:

Ventajas de las estufas y chimeneas eléctricas

Comenzamos estudiando cuáles son las principales ventajas de las estufas y chimeneas eléctricas empotradas:

  • Se trata de un sistema de calefacción mucho más limpio, ya que no produce humo, hollín, gases, cenizas u otros.
  • Los modelos de chimenea eléctrica son mucho más estéticos, ya que además de contar con un diseño muy bonito, no se estropean con el paso del tiempo como ocurre por ejemplo con las chimeneas de leña, pellets u otros.
  • La chimenea eléctrica permite disfrutar de un efecto llama sorprendente, prácticamente igual que el que produce en la línea.
  • Permite aportar un gran confort al entorno.
  • Son estufas muy decorativas, que llaman la atención y que aportan un extra de calidad en la estancia donde se instalan.
  • Son muy fáciles de instalar.
  • No requieren de un mantenimiento complejo.
  • Al alimentarse mediante electricidad, no tendremos que disponer de un espacio de almacenamiento para leña, pellets, gasóleo, etcétera.
  • Tampoco nos tenemos que preocupar por estar transportando leña u otros materiales del lugar de almacenamiento a la estufa, ni tendremos que retirar restos de cenizas u otros cada día.
  • Podemos aprovechar mucho mejor el calor que generan, ya que al no producir llama,, no necesitan oxígeno para funcionar, de manera que podremos tener todas las ventanas cerradas tranquilamente sin riesgo a que los niveles de oxígeno desciendan o aumenten los de monóxido de carbono.
  • Es el sistema más seguro que se puede instalar en el hogar, sin riesgo para las personas o animales.
  • No requiere de salidas de humo para su instalación, ni de entradas, con lo cual la instalación es simple y se puede llevar a cabo en cualquier tipo de edificación.
  • Además de chimeneas eléctricas encastrables, también hay modelos para colgar directamente en la pared si no disponemos de espacio para encastrar, así como modelos de tres lados, para suelo, etcétera.
  • Tenemos la posibilidad de encontrar prácticamente cualquier modelo que se nos pase por la cabeza, con diseños espectaculares y de gran calidad.
  • Se encienden y apagan con gran facilidad, ya sea apretando un simple botón o con mando a distancia.
  • Generan calor muy rápidamente.
  • Permiten regular de forma muy cómoda y eficiente la potencia o la temperatura, cosa que puede resultar imposible con otros sistemas de calefacción.
  • No produce en fuego, por lo que no existe riesgo de toxicidad.
  • Tampoco se emiten gases contaminantes, siendo una solución más sostenible en este sentido.
  • Algunos modelos incluso llegan a imitar el crujido del fuego, creando la sensación de que realmente se trata de una chimenea de leña pero sin tantas desventajas.

Inconvenientes de las estufas y chimeneas eléctricas

La chimenea eléctrica encastrable así como la estufa eléctrica, también puede presentar algunos inconvenientes que es importante valorar, entre los cuales destacamos:

  • Aunque generan el calor mucho más rápidamente que otros sistemas, su poder calorífico es algo inferior, por lo que para estancias muy grandes es posible que nos interese poner un par de chimeneas.
  • Es importante optar por chimeneas eléctricas de calidad si queremos disfrutar de un efecto llama realista.
  • Consume energía eléctrica, la cual en estos momentos tiene un precio algo elevado, pero se puede contrarrestar fácilmente instalando unos paneles solares fotovoltaicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.