Ganadería extensiva e intensiva: qué es y donde encontrar carne sostenible de calidad

4.4/5 - (20 votos)

Tras unas desafortunadas palabras de un ministro español, en estos días hemos oído mucho hablar de la ganadería extensiva, de la ganadería intensiva y de las macrogranjas, abriéndose un debate sobre la viabilidad y sostenibilidad de cada una de ellas. Vamos a aprender a diferenciarlas, a la vez que haremos hincapié en la importancia de comprar carne sostenible y de calidad para fomentar el comercio justo tanto con las empresas como con los trabajadores, los animales y el medioambiente.

Ganadería extensiva e intensiva: qué es y donde encontrar carne sostenible de calidad

Qué es la ganadería extensiva y cuáles son sus ventajas e inconvenientes

La ganadería extensiva es una forma de ganadería sostenible, ya que su objetivo prioritario es el de aprovechar al máximo los recursos naturales existentes en el territorio en el que se está realizando la explotación.

Esto significa que es un modelo sustentable en el sentido de que prácticamente no es necesaria la introducción de elementos externos para conseguir buenos resultados.

Para poder desarrollar la ganadería extensiva, es importante tener claro que tan sólo se puede recurrir a especies que estén adaptadas al territorio, lo cual supone un límite importante en materia de producción, además de que la cantidad de producto final también es más reducido, pero tiene algunas ventajas importantes como el ser una alternativa que va a perdurar en el tiempo por su sostenibilidad, ya que minimiza el impacto medioambiental a la par que mejora la calidad de la carne, reduciendo la exposición de los animales y, por tanto, de las personas, a productos que puedan ser nocivos para la salud.

Este tipo de ganadería es la que nos ofrece ejemplos muy populares y apreciados como es el caso de la carne de pasto desde Ávila, de gran sabor y textura.

Ventajas de la ganadería extensiva

Vamos a considerar cuáles son las principales ventajas de la ganadería extensiva:

  • Reduce de manera significativa el consumo de combustibles fósiles.
  • Es una ganadería de futuro que nunca desaparecerá.
  • El ganadero es el único profesional que está apegado al entorno, por lo que sigue con su labor incluso en tiempos difíciles.
  • Aporta un beneficio económico al entorno en el que se desarrolla.
  • El impacto medioambiental es mínimo.
  • Fomenta el cuidado y la protección del medio donde se desarrolla la actividad.
  • Es muy eficiente a la hora de controlar los incendios forestales.
  • También ayuda a regular los ciclos del agua.
  • Es básica para la mejora de la calidad del suelo.
  • Destaca por ser potenciadora de la biodiversidad.
  • Favorece el mantenimiento del ecosistema y ayuda a mantener un adecuado equilibrio.
  • Los productos obtenidos tienen una calidad muy superior.
  • No se utilizan anabolizantes, antibióticos y vacunas de forma intensiva.

Desventajas de la ganadería extensiva

Pero también es importante tener en cuenta cuáles son las principales desventajas de la ganadería extensiva:

  • Es algo más limitada en el sentido de que tan sólo se pueden desarrollar especies que ya estén adaptadas al territorio, lo que puede hacer que en algunos países se produzca mucho de un producto y escasee otro diferente.
  • Se obtienen cantidades inferiores de producto.
  • Depende del entorno, ya que requiere que todo esté en un perfecto equilibrio natural, ya que sólo así dispondrá de aquello que necesitan los animales para su alimentación y bienestar.
  • Es más complicado conseguir controlar todo el entorno en el que se desarrolla la actividad, haciendo que sea un trabajo más complicado y duro.
  • Depende de los ciclos climáticos, puesto que no permite controlar la temperatura, la iluminación y la humedad.
  • Los precios de venta son superiores.
  • El ganadero obtiene menos beneficios.
  • Resulta mucho más difícil adaptar la producción a la demanda de los consumidores.
  • Los productos obtenidos no son homogéneos, algo que puede resultar complicado en el mercado actual en el que el cliente ha sido convencido de que los productos nacen perfectos.

Qué es la ganadería intensiva y cuáles son sus ventajas e inconvenientes

Por su parte, la ganadería intensiva está basada en conseguir la máxima producción en el menor espacio posible, lo que supone la necesidad de introducir todos los recursos del exterior.

En este tipo de granja, se controlan todos los detalles como la temperatura, la humedad y la luz que recibe el ganado, el cual se encuentra estabulado y recibe directamente el alimento en los establos.

Este alimento está adulterado con el objetivo de que crezcan rápidamente y se eviten enfermedades, lo que supone que se utilizan grandes cantidades de anabólicos, antibióticos y vacunas, los cuales en parte permanecen en la carne que posteriormente consumimos.

De esta manera, se consigue carne y productos animales mucho más baratos pero de peor calidad.

Ventajas de la ganadería intensiva

Existen algunas ventajas de la ganadería intensiva, las cuales son:

  • Permite obtener muchos más beneficios.
  • Es fácil adaptar la producción a la demanda del consumidor.
  • El producto resultante es mucho más económico.
  • Los costes de producción se reducen de forma significativa.
  • Se pueden conseguir ingentes cantidades de producto en muy poco tiempo.
  • No depende de la climatología, ya que todos los aspectos como la iluminación, temperatura y humedad se regulan en las naves.
  • Los productos tienen exactamente las mismas características (color, textura, forma, etc.), ofreciendo una mayor homogeneidad, algo muy valorado en el mercado actual.

Desventajas de la ganadería intensiva

En cuanto a las desventajas de la ganadería intensiva, podemos destacar las siguientes:

  • Este tipo de ganadería es temporal, ya que sólo está activa cuando consigue dar los máximos beneficios.
  • No suele generar riqueza al entorno donde se desarrolla la actividad, ya que a menudo, los productos y recursos se obtienen de otras zonas.
  • Es un tipo de ganadería mucho más contaminante.
  • Perjudica a diferentes niveles, tanto al suelo como al agua y a la atmósfera.
  • Acumula enormes cantidades de masa que es imposible reciclar de forma natural.
  • Las inversiones para este tipo de ganadería son muy elevadas.
  • No tiene futuro a nivel energético, ya que se desperdician grandes cantidades de energía.
  • Los animales no disfrutan de una buena calidad de vida, ya que pasan sus días encerrados y sin conocer el exterior.
  • Aportan grandes cantidades de vacunas, antibióticos y anabólicos a los animales, lo cual hace que crezcan más rápido, pero por otra parte, todo eso permanece en la carne y en los subproductos obtenidos del animal, perjudicando la salud del consumidor.

Las macrogranjas y la ganadería intensiva

Pero cuidado, ya que es muy fácil confundir el concepto de macrogranja con la ganadería intensiva, cuando en realidad, la macrogranja es un tipo de ganadería intensiva, pero no comprende toda ella.

La macrogranja es básicamente un tipo de granja que está gestionada por empresas del sector cárnico y del ámbito de los piensos, es decir, no está regentada por ganaderos por lo que no son profesionales del sector.

Por otra parte hay granjas medianas y grandes que sí son regentadas por ganaderos, en cuyo caso no son consideradas macrogranjas aunque produzcan mediante el sistema de ganadería intensiva.

En este sentido, una de las principales diferencias que se van a observar es que la macrogranja sigue una línea de trabajo centrada en la producción máxima posible, es decir, el fin justifica los medios, por lo que es normal que se utilicen más químicos, antibióticos, vacunas y anabolizantes que en el resto.

Sin embargo, existen medianas y grandes ganaderías que utilizan el método intensivo y que no utilizan estas técnicas tan abusivas, ya que aunque el objetivo es obtener una buena producción, se preocupan más por el bienestar animal y por la calidad de la carne, aunque igualmente suponen un impacto mucho más importante en el medioambiente, a la par que reducen de forma significativa su calidad frente a empresas de ganadería extensiva.

Conclusión sobre ganadería extensiva e intensiva

En conclusión, la ganadería extensiva es un tipo de ganadería que supone más trabajo, los beneficios son menores, aumenta el sacrificio del ganadero, el producto es algo más caro, pero a cambio se obtiene un producto de muchísima más calidad, no sólo a nivel de aroma, textura y sabor, sino también mucho más saludable y seguro, sin contenidos perjudiciales como antibióticos y anabolizantes, además de que prima la seguridad y felicidad del animal, sin olvidar que es el método más natural y básico, lo que supone que también es mucho más sostenible, siendo así una ganadería con futuro.

Un buen ejemplo de ello es la Finca Vituron, donde prima el bienestar animal, la calidad del producto y la sostenibilidad del proceso para asegurar una granja justa, con futuro y que ofrezca tanto al pueblo español como al extranjero un producto de calidad muy por encima de las granjas de ganadería extensiva y de las macrogranjas y con la máxima seguridad alimentaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.