Interés del crédito: ¿qué es y de qué depende?

4/5 - (3 votos)

Uno de los parámetros más importantes de cualquier crédito es el interés. ¿En qué consiste?, ¿de qué depende su cuantía? Vamos a resolver estas dudas para que podáis entender mejor vuestros préstamos.

Interés del crédito: ¿qué es y de qué depende?

Interés del crédito: ¿qué es?

El interés del crédito es una tasa que determina el importe de los intereses que el banco o la institución financiera cobra por conceder un crédito.

Esta tasa depende de numerosos factores, como el importe y el tipo de crédito, el periodo de devolución, la solvencia del cliente, el riesgo crediticio o la situación actual del mercado económico.

El interés del crédito se indica en una escala anual y se aplica al importe del crédito.

¿De qué depende el interés del crédito?

El interés del crédito depende de muchos factores, entre los que destacan los siguientes:

  • Importe del crédito: suma que el banco o la empresa extrabancaria presta al consumidor.
  • Tipo de crédito: los intereses de los créditos hipotecarios suelen ser menores que el de los créditos de consumo o personales.
  • Tipo de interés: puede ser variable o fijo.
  • Periodo de devolución: por lo general, los créditos rápidos a devolver en un mes salen más caros que los que se solicitan con un periodo más largo.
  • Solvencia del cliente: las instituciones financieras tienen en cuenta la solvencia de los prestatarios, es decir, sus posibilidades de devolver el crédito en el plazo estipulado. Cuanto mayor sea la solvencia, menores serán los intereses del crédito.
  • Riesgo crediticio: los bancos y las instituciones de banca en la sombra también consideran el riesgo asociado a la concesión del crédito. Por ejemplo, los préstamos rápidos online, que se conceden sin realizar una evaluación exhaustiva de la solvencia, presentan mayor riesgo, lo que se traduce en más intereses.
  • Situación actual del mercado económico: la coyuntura financiera también influye considerablemente en los intereses. En tiempos de creciente inflación y aumento de precios, los bancos y las instituciones de banca en la sombra pueden aplicar mayores intereses debido a que el banco central aumenta los tipos.
  • Política de la institución financiera: cada institución financiera tiene su propia política sobre los costes de los créditos, que puede ser distinta en función de cada oferta.

¿Los intereses son el único coste del crédito?

Los intereses son uno de los principales costes del crédito, pero no son los únicos gastos asociados a los préstamos de dinero.

Otros de los costes relacionados con la obtención de un crédito son los siguientes:

  • Comisiones: a menudo se indican en un porcentaje del importe del crédito, y se cobran nada más concederse.
  • Seguro: el objetivo de la póliza es asegurar la devolución del crédito en caso de eventos imprevistos, como la muerte, una enfermedad o el desempleo del prestatario.
  • Recargo por devolución anticipada del crédito: esta cuota dependerá de las condiciones estipuladas en el contrato de crédito.
  • Otros pagos: por ejemplo, por la preparación de documentos, el procesamiento de la solicitud o el aplazamiento de la devolución del crédito.

¿En qué se diferencian los intereses de la TAE del crédito?

La TAE, es decir, la tasa anual equivalente, es un valor que no solo incluye los intereses, sino también el resto de costes relacionados con el crédito, como las comisiones o el seguro.

Por lo tanto, la TAE es un parámetro que considera tanto los intereses como otros costes. Gracias a este índice, resulta más fácil comparar las distintas ofertas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.