La importancia de la reducción de la huella de carbono para las empresas

Reducir la huella de carbono es uno de los compromisos que muchos países han adquirido con el objetivo de reducir el impacto medioambiental, de manera que empresas como Iberoforwarders están llevando a cabo los cambios necesarios para lograr ser más limpia y aportar más a la sociedad a través de una RSC medioambiental, concretamente una RSC en transportes internacionales.

La importancia de la reducción de la huella de carbono para las empresas

Qué significa RSC

Antes de nada es importante entender que RSC son las siglas de Responsabilidad Social Corporativa.

Se trata de un sistema a través del cual se estudia el impacto que genera la actividad de una empresa determinada, pero siempre teniendo en cuenta desde los derechos humanos hasta los intereses del consumidor final, las buenas prácticas relacionadas con el trabajo, la protección de la salud de todos los involucrados, la lucha contra el fraude, lucha contra la corrupción y también la importancia de respetar los tratados y acuerdos en materia medioambiental.

En el caso del ejemplo de una empresa de transportes internacionales como Iberoforwarders, existen alternativas como es el grupaje de mercancías, gracias a lo cual, varios exportadores pueden transportar sus productos en un mismo contenedor, con la particularidad de que se realizará el envío en el momento en el que se haya completado todo el espacio disponible.

Por una parte, esto permite reducir los costes de envío, mientras que por otra, se garantiza el total aprovechamiento del espacio en cada contenedor, reduciendo la necesidad de aumentar el número de transportes y, por tanto, logrando una reducción sustancial de la huella de carbono.

La necesidad de reducir la huella de carbono

Hay que tener en cuenta que la huella de carbono comprende la suma de los gases de efecto invernadero que se producen a partir de diferentes actividades económicas y de la propia actividad del ser humano.

Entre estos gases se encuentran:

  • Metano (CH4)
  • Óxido de nitrógeno (N2O)
  • Hidrofluorocarburos (HFCs)
  • Perfluororcarburos (PFCs)
  • Hexafluoruro de azufre (SF6)
  • Dióxido de carbono (CO2)

Todas las empresas cuentan con una huella de carbono que se puede producir de forma directa, de mantera que se contemplaría la emisión de gases por parte de sus instalaciones y vehículos, y de forma indirecta, que comprende servicios, desplazamientos, bienes, transporte, uso de productos, etc. que son externos a la propia empresa pero imprescindibles para que pueda llevar a cabo su actividad.

Para conseguir alcanzar los objetivos y minimizar el impacto medioambiental mediante la reducción de la huella de carbono, las empresas se han visto obligadas a realizar cambios sustanciales en múltiples aspectos relacionados con su actividad, y a apostar por aquellas que también hayan cambiado sus políticas en este sentido, logrando así reducir tanto el impacto directo como el impacto indirecto.

Sin embargo, esto no está siendo suficiente, por lo que hay empresas comprometidas que deciden ir más allá y optan por establecer nuevas políticas de RSC para lograr unos objetivos más elevados.

Iberoforwarders es buen ejemplo de ello, y es que se trata de una empresa de especialistas en transporte de mercancías que ha establecido los cambios necesarios para conseguir que, de forma efectiva, la huella de carbono procedente de su actividad, se vea reducida de manera sustancial.

Ventajas de apostar por la RSC verde como empresa

Es importante tener en cuenta que cualquier proyecto, ya se trate de una empresa de transporte de mercancías en Valencia o un negocio de fabricación de bombillas en Düsseldorf, va a obtener importantes ventajas si decide apostar por la RSC verde y reducir su huella de carbono, entre las que destacan:

  • Actualizará su imagen corporativa.
  • Logrará una mejora sustancial de su reputación.
  • Permite reducir riesgos relacionados con la actividad.
  • Se reducirán las quejas de trabajadores, clientes y sindicatos.
  • Previene la mala praxis.
  • Fomenta el apoyo a otras empresas comprometidas con el medioambiente.
  • Minimizará el riesgo de boicot y de publicidad negativa.
  • Permite abrir las puertas al talento, atrayendo el interés de nuevos profesionales cualificados.
  • Aumento de la productividad.
  • Mejora del clima laboral.
  • Sustancial mejora en el grado de satisfacción tanto de trabajadores como de clientes.
  • Permite fomentar la innovación.
  • Aumenta su competitividad.
  • Logra una mayor eficiencia energética.
  • Fomenta el interés de inversores externos.
  • Permite obtener ventajas fiscales.
  • Es efectivo para aumentar la fidelización de los clientes finales.
  • Ayuda a obtener reconocimientos y premios de diferentes asociaciones públicas y privadas.
  • Sirven de ejemplo para que otras empresas se adapten a los nuevos tiempos y exigencias medioambientales.

En esencia, el esfuerzo de una empresa por reducir su huella de carbono a través del establecimiento de políticas de RSC, le permite no sólo tener un gesto positivo con el medioambiente y con todos los que habitamos la Tierra, sino que además, también le permite obtener interesantes ventajas a muy diferentes niveles, convirtiéndose en una empresa responsable y que se adapta a los nuevos tiempos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.