Las bolsas compostables, una solución mucho más ecológica y sostenible

5/5 - (1 voto)

Cada vez descubrimos más alternativas que nos ayudan a tener un comportamiento más sostenible en nuestro día a día, y en esta ocasión vamos a hablar de las bolsas compostables, la solución perfecta para los que buscan un tipo de bolsa que sea biodegradable pero que se pueda aprovechar una vez finalice su vida útil. Vamos a conocer esta opción cada vez más apreciada por empresas que quieren dar una imagen más ecológica y sostenible, así como por particulares que están concienciados y buscan alternativas que tengan un menor impacto medioambiental.

Las bolsas compostables, una solución mucho más ecológica y sostenible

Qué son las bolsas compostables

Las bolsas compostables son aquellas que han sido fabricadas con materiales que, además de ser biodegradables, también producen compost en el momento en el que se lleva a cabo su degradación.

Se trata de un material conocido como bioplástico que se fabrica a partir de productos naturales como el almidón, la celulosa o la caña de azúcar entre otros.

Cuentan con una elevada resistencia, pero una vez que transcurre su tiempo de vida útil, se deben someter a un proceso muy sencillo que es el que permite que la bolsa se convierta en compost que podemos utilizar para abonar nuestras macetas y plantas.

Tipos de bolsas compostables que hay en el mercado

En la actualidad, la tecnología nos permite fabricar bolsas compostables procedentes de multitud de recursos naturales que obtenemos ya sea mediante la explotación de recursos sostenibles, o reciclando residuos orgánicos.

A continuación vamos a enumerar algunos de los tipos de bolsas compostables más utilizados en la actualidad:

  • Bolsas compostables de almidón vegetal: puede ser almidón de maíz o almidón de patata.
  • Bolsas compostables de celulosa: son bolsas de papel que han sido tratadas para ofrecer una gran resistencia a la humedad, y se obtienen a partir de la caña de azúcar, de fibras de madera o del papel.
  • Bolsas compostables de PHA: son bolsas que han sido fabricadas con polihidroxialcanoatos, un tipo de material biodegradable que se obtiene a partir del aprovechamiento de residuos orgánicos.
  • Bolsas compostables de PBAT: son bolsas fabricadas con polibutileno adipato-co-tereftalato, un material de tipo biodegradable que se obtiene a partir de recursos renovables.

Tal y como podéis observar, la fabricación de las bolsas compostables se lleva a cabo a partir de recursos que son renovables, es decir, la naturaleza tiene la capacidad de recuperarlos con rapidez, e incluso algunos de ellos son especialmente interesantes porque nos permiten reciclar residuos orgánicos y aprovechar para limpiar entornos agrícolas y bosques sin tener que deshacernos de esta materia utilizando otros sistemas más contaminantes, que consumen energía y que además generan gases como el CO2 durante el proceso.

Cómo distinguir las bolsas compostables del resto

Tal y como sabéis, en el mercado siempre hay empresas que se intentan aprovechar del tirón que tienen algunas nuevas tendencias como es el caso de las bolsas compostables, intentando colar otros tipos de bolsa que no cumplen con las altas exigencias de estos modelos, y así obtener un beneficio adicional cuando en realidad están engañando al cliente.

Por esa razón queremos hacer hincapié en la importancia que tiene el distinguir las bolsas compostables del resto, y para ello no tenéis más que buscar los sellos de certificación, entre los cuales destacan dos que son el sello europeo y el sello americano:

  • European Bioplastics Standard (EN 13432).
  • American Society for Testing and Materials (ASTM D6400).

Si incluyen cualquiera de estos dos sellos, podéis estar tranquilos, ya que son bolsas compostables que cumplen con la Normativa, pero de cualquier manera, si queréis comprarlas, os recomendamos que lo hagáis a través de comercios de confianza como es el caso de Yute Natural, ya que de esta manera podréis estar totalmente tranquilos puesto que estaréis optando no sólo por bolsas compostables originales, sino que además también tendréis la seguridad de que han sido fabricadas con las máximas garantías de calidad.

Ventajas de utilizar las bolsas que se pueden compostar

Vamos a analizar algunas de las principales ventajas que tiene el utilizar bolsas compostables:

  • Limpiamos bosques y espacios agrícolas: permite que aprovechemos residuos naturales, fomentando la limpieza de estos espacios.
  • Reducimos el gasto energético: al aprovechar recursos naturales que igualmente había que retirar de bosques y entornos agrícolas, estaremos evitando tener que realizar el tratamiento y el transporte para el desecho de los mismos, lo que supone un menor consumo de energía.
  • Menos emisiones de CO2: al fabricar las bolsas aprovechando estos recursos naturales y evitar un tratamiento adicional, también reduciremos la emisión de gases contaminantes como el dióxido de carbono.
  • Reutilizables: durante varios meses podrás seguir utilizando estas bolsas, y cuando llegue el final de su vida útil, las podrás aprovechar para fabricar compost del que se beneficiarán tus plantas.
  • Menos residuos: al tratarse de bolsas reutilizables que se transforman en compost, vamos a evitar generar residuos, muy especialmente los preocupantes residuos plásticos que, como ya sabéis, son muy difíciles de destruir en el medio natural y pueden llegar a afectar muy seriamente a la flora y la fauna tanto en la tierra como en el mar.
  • Máxima seguridad: vamos a utilizar materiales orgánicos naturales, lo que significa que no se usan productos que puedan ser tóxicos o peligrosos para el usuario de la bolsa ni para el medioambiente.
  • Polivalentes: las bolsas compostables son muy polivalentes, ya que podemos encontrar diferentes diseños, tamaños e incluso las podemos personalizar, con la ventaja añadida de poder ser utilizadas en varias ocasiones.

Cómo realizar el compostaje de estas bolsas

Cuando la bolsa compostable ya no se puede seguir utilizando, es el momento de convertirla en compost, y para ello vamos a tener que someterlas a un proceso que variará en función de si vamos a optar por reciclarlas y que sean sometidas a un compostaje a nivel industrial, o si las vamos a compostar nosotros mismos en casa.

Para que te hagas la idea, las bolsas compostables suelen tener una vida útil media que generalmente será de nueve meses aproximadamente, momento en el que ya se pueden compostar.

Si vas a realizar el proceso en casa, para compostar bolsas fabricadas con bioplásticos, tan sólo tienes que hacer lo siguiente:

  • Mete las bolsas dentro de una compostera.
  • Mezcla bien las bolsas con el resto de alimentos, hojas y ramas que estés utilizando para fabricar compost.
  • Recuerda mantener todo el material con una adecuada humedad, lo que supone una humedad relativa de entre el 40% y el 60%.
  • Para producir un buen compost es muy importante airear la materia orgánica, por lo que utiliza un sistema que te permita que esté bien ventilada.
  • También es importante que el interior de la compostera esté a una temperatura de entre 60 °C y 70 °C.
  • La descomposición de las bolsas compostables se producirá aproximadamente a los 90 días desde que las introdujiste en la compostera, siempre y cuando hayas cuidado bien la humedad, la temperatura y la aireación.

Así que ya sabéis, si queréis dar un paso más hacia la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente, os recomendamos que empieces a optar por este tipo de bolsas compostables, una decisión que hasta vuestras plantas agradecerán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.