Los mejores trucos para ahorrar energía

Hemos preparado un completo resumen con el que vamos a intentar reunir todos los trucos y recomendaciones útiles para ahorrar energía en el día a día.

Los mejores trucos para ahorrar energía

Trucos para ahorrar energía en casa

Empezamos con los consejos para ahorrar energía en casa:

Iluminación

  • Utiliza bombillas de bajo consumo, ya que puedes ahorrar incluso más del 75% de la energía destinada a iluminación.
  • Las bombillas LED suponen un gran ahorro energético, además de que apenas emiten calor (ya que aprovechan casi toda la energía en luz) y tienen una durabilidad muy superior.
  • Nunca dejes las luces encendidas cuando no estés en una habitación.
  • Procura aprovechar al máximo la luz natural, abriendo las cortinas y las persianas.

Climatización

  • Invertir en aislamiento en el hogar es una de las mejores formas de ahorrar energía, ya que reduce la dependencia hacia aparatos de aire acondicionado y calefacción.
  • Cuando utilices la calefacción, procura mantener el termostato entre 15 ºC y 18 ºC.
  • En invierno, intenta que entre la mayor cantidad posible de sol por la ventana.
  • Cuando utilices el aire acondicionado, procura mantener la temperatura entre 24 ºC y 26 ºC.
  • En verano, procura mantener las persianas bajas para evitar que el sol y el calor entren a la vivienda.
  • Si no hace mucho calor en verano, prioriza el ventilador sobre el aire acondicionado.
  • Recuerda que siempre te puedes abrigar un poco más en casa, reduciendo la dependencia a la calefacción o seleccionando una temperatura más baja.
  • Los ventiladores de techo son muy útiles para reducir el consumo de energía. En verano, expulsando el aire hacia abajo para refrescar, y en invierno, absorbiéndolo hacia arriba para repartir mejor el calor.
  • Recuerda que cuando utilizas aparatos de calefacción o aire acondicionado, cada grado que subas en aire o bajes en calefacción, supone una media de un 7% de consumo adicional.
  • Las estufas eléctricas tienen un consumo muy elevado, por lo que puede interesarte cambiarlas por estufas de gas.
  • Si utilizas caldera, mantén al día las revisiones para que funcione de forma optimizada. Recuerda que un buen mantenimiento de la caldera te puede ahorrar hasta un 15% de consumo.
  • Limpia los filtros de los aparatos de aire acondicionado con regularidad.
  • En caso de utilizar radiadores, no los cubras nunca, ni pongas muebles frente a ellos, por una parte por seguridad, pero sobre todo porque así lograrás mejorar la difusión del calor.
  • Un radiador sucio puede llegar a consumir hasta un 10% más de energía.
  • Recuerda purgar siempre los radiadores al principio de temporada para sacar el aire que pueda haber en la instalación, el cual dificulta la difusión del calor.
  • Los burletes bajo las puertas te pueden ayudar a reducir mucho el consumo energético tanto en aire acondicionado como en calefacción.
  • Durante el invierno, es mejor utilizar cortinas oscuras ya que absorben mejor el calor hacia el interior de la vivienda, y en verano, deberán ser claras.
  • Apaga la calefacción una hora antes de acostarte.
  • Plantéate la posibilidad de instalar una estufa de leña o pellets en casa.

Los mejores trucos para ahorrar energía

Cocina

  • Cuando cocines, intenta aprovechar el calor residual del horno y de la vitrocerámica, apagándolos antes de finalizar.
  • Si usas vitrocerámica, asegúrate de que utilizas ollas y cacerolas que tengan el mismo tamaño que la placa, lo que hará que el calor sea más homogéneo que en una olla más grande, y evitará que se pierda calor como ocurriría con una olla más pequeña.
  • Utiliza una tapadera en las ollas, sartenes y cacerolas.
  • Precalienta el horno sólo el tiempo que sea necesario.
  • No utilices el grill del horno más de lo que necesitas realmente.
  • Durante el cocinado, evita estar abriendo y cerrando la puerta del horno.
  • Si tu horno tiene buena capacidad, intenta hornear varios alimentos a la vez.
  • Procura sacar siempre los alimentos del frigorífico un rato antes de ponerte a cocinar, ya que su temperatura se normalizará y necesitarás menos energía para cocinarlos.
  • Intenta descongelar los alimentos a temperatura ambiente en lugar de utilizar el microondas.
  • No pongas la lavadora hasta que ya esté llena.
  • Cuando utilices la lavadora, procura mantener la temperatura entre 40 ºC y 60 ºC como máximo, lo que te permitirá ahorrar hasta un 40% de electricidad.
  • Utiliza el lavavajillas sólo cuando esté completo.
  • Mantén limpio el filtro del lavavajillas.
  • Si tu lavadora y/o lavavajillas tiene función ECO, intenta utilizarla siempre que sea posible.
  • No planches cosas que no lo necesiten.
  • Siempre que puedas, seca la ropa al aire en lugar de utilizar la secadora.
  • Mantén los filtros de la lavadora y de la secadora siempre bien limpios.
  • No te dejes conquistar por los programas de media carga de lavavajillas, lavadoras y secadoras, ya que el ahorro es mínimo, y nunca proporcional al resultado que obtienes.
  • Opta por electrodomésticos de bajo consumo con etiqueta de eficiencia energética A+ como mínimo.
  • Si tu congelador acumula escarcha, retírala de vez en cuando, ya que puede llegar a aumentar el consumo en un 20%.
  • Los electrodomésticos con más de 10 años, pueden suponer un aumento del consumo de más del 350% con respecto a los nuevos.
  • Nunca dejes la puerta del frigorífico o del congelador abiertas sin necesidad. Antes de abrir, piensa qué es lo que necesitas para dejar la puerta abierta el menor tiempo posible.
  • Coloca el frigorífico alejado de fuentes de calor. Aunque tiene un buen aislamiento, la temperatura exterior le afecta considerablemente, por lo que no es bueno que le dé el sol, tenga cerca un radiador, el horno, etc.
  • Selecciona la temperatura adecuada del interior del frigorífico (entre 5 ºC y 6 ºC) y del congelador (entre -18 ºC y -16 ºC).
  • Evita meter platos calientes dentro de la nevera, ya que necesitará más energía para enfriarlos. Mejor déjalos enfriar a temperatura ambiente e introdúcelos después.
  • Si utilizas un calentador de gas, lo ideal es que tenga encendido piezoeléctrico automático, evitando así que la llama quede encendida cuando no lo estás utilizando.
  • Si el calentador es eléctrico, recuerda que su consumo es bastante elevado, por lo que deberás regularlo a una temperatura adecuada (al ser posible en la posición ECO), al ser posible por debajo de 60 ºC.
  • Mejor si utilizas un calentador de gas que un calentador eléctrico, ya que reducirás el consumo energético y el gasto económico.
  • Comprueba que todas las tuberías de entrada de agua (caliente y fría) están bien aisladas.
  • Instala el calentador eléctrico en una zona cerrada o alejada de temperaturas bajas.

Otros

  • Contrata una tarifa eléctrica adecuada, con la potencia que realmente necesitas.
  • Desenchufa los aparatos que no estés utilizando, evitando así el consumo fantasma. Mención especial para los cargadores de móviles. Puede interesarte colocar enchufes con desconexión remota mediante mando a distancia.
  • No dejes encendido el ordenador si no lo estás utilizando.
  • Si usas varios monitores con tu PC, apaga los que no necesites en los momentos puntuales.

Los mejores trucos para ahorrar energía

Consejos para ahorrar energía en el jardín

También os hemos preparado una colección de trucos para ahorrar energía en el jardín:

  • Ilumina tu jardín con farolas y lámparas solares.
  • Utiliza reguladores para el alumbrado exterior.
  • Instala sensores de presencia, detectores o sensores de iluminación para que la luz se encienda y apague sin que tengas que intervenir.
  • Opta por bombillas de bajo consumo, muy especialmente LEDs.
  • Si tienes que instalar sistemas eléctricos por ejemplo para automatizar el riego, intenta hacerlo con energías renovables.
  • Utiliza la bomba de la piscina sólo el tiempo necesario.
  • Para calefactar la piscina, lo mejor es utilizar tubo de alto vacío recubierto con polipropileno, aprovechando así la energía solar.
  • Construye una barbacoa para madera en lugar de utilizar otras fuentes de energía para cocinar en el exterior.
  • Si tienes frío en el jardín, lo ideal es un pequeño brasero bajo la mesa, una estufa de leña o, en su defecto, una estufa de gas. Evita utilizar estufas eléctricas, ya que su consumo es muy elevado.

Otros consejos para aprovechar mejor la energía

Con estos consejos, podrás llevar a cabo un mejor control de tu consumo, evitando los gastos innecesarios:

  • Cuando hagas la compra, procura dar prioridad a los alimentos que se hayan producido en tu zona.
  • Intenta comprar frutas y verduras de temporada.
  • Recuerda que las energías renovables son una forma fantástica de reducir el impacto medioambiental. Actualmente puedes encontrar multitud de alternativas como son la fotovoltaica, térmica, eólica, biodigestores, termodinámica, aerotermia, geotermia, etc.
  • Es muy importante que hagas un seguimiento de tu consumo eléctrico para evitar que se dispare.

Si tienes en cuenta todas estas recomendaciones, vas a conseguir un descenso muy significativo en el consumo energético de tu hogar, lo que no sólo te va a permitir ahorrar energía con el consiguiente descenso del importe en tus facturas, sino que además, también minimizarás tu impacto energético en el medioambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *