Problemas comunes en antenas y su solución

Vota este post

Las antenas son elementos indispensables en todos los hogares, ya que nos permiten estar en contacto y actualizados acerca de todo lo que ocurre en el mundo, sin olvidar que nos permiten disfrutar de películas, programas, series, documentales y un montón de contenido interesante. Por esa razón, hemos pensado que puede ser interesante crear este artículo en el que vamos a indagar acerca de cuáles son los problemas comunes en antenas, y las diferentes soluciones que podemos encontrar.

Problemas comunes en antenas y su solución

Cuáles son los problemas comunes en antenas y cómo solucionarlos

La antena, pese a ser tan imprescindible, también es uno de los elementos del hogar que dejamos más olvidados, entre otras razones por su localización en la parte alta de la casa o edificio, lo que hace que muchas veces no nos acordemos de ella hasta que empieza a dar problemas y nos vemos en la necesidad de contactar con un buen profesional como es el caso de nuestros compañeros de Emopa, y es que aprovechamos para recordaros que, en caso de necesitar contactar con una empresa antenista, es importante que os dirijáis a aquella que tenga una larga experiencia, cuente con los mejores profesionales y os ofrezca una solución con un presupuesto acorde al trabajo.

Sin embargo, con un mantenimiento adecuado y unos conocimientos básicos, vamos a poder disfrutar de nuestras antenas en perfectas condiciones durante más tiempo, evitando averías comunes y aprendiendo a hacer pequeños arreglos que nos evitarán muchos dolores de cabeza.

Para ello nos vamos a centrar en los que consideramos como los 9 problemas comunes en antenas, teniendo en cuenta cualquier tipo que incluye desde la habitual antena TDT, hasta antenas parabólicas, antenas de radio DAB y FM, y en cualquier tipo de instalación, ya sean torretas o mástiles.

Pérdida de la señal por interferencia, uno de los problemas comunes en antenas más frecuentes

La presencia de interferencias electromagnéticas se puede llegar a convertir en un serio problema, ya que da lugar a la pérdida de señal en las antenas que se encuentren en ese entorno.

Estas interferencias se producen a partir de la presencia de fuentes de radiación electromagnética, que puede incluir desde cableado eléctrico hasta la existencia de electrodomésticos u otros equipos electrónicos.

En este caso, vamos a indicar los pasos a seguir:

  • Detectar el origen de la radiación electromagnética: es necesario averiguar qué es lo que está produciendo las interferencias para poder estudiar las posibilidades que tenemos a mano.
  • Cambiar la ubicación: aquí deberemos valorar si nos interesa más cambiar la ubicación de la antena o del elemento que está actuando como fuente de radiación electromagnética, siempre y cuando esté a nuestro alcance.

El mayor problema que nos encontramos en estos casos es que se trata de un tipo de obstáculo invisible, es decir, tan sólo vamos a poder detectar utilizando un aparato destinado a ello.

Pérdida de la señal por obstáculos físicos

Existen muchos elementos de tipo físico que pueden obstaculizar la llegada de la señal a nuestra antena.

Entre los más habituales se encuentran árboles, edificios, montañas, instalaciones y un largo etcétera.

Al encontrarse interfiriendo en el camino entre el emisor de la señal y al receptor que es la antena, se produce un corte que impide que podamos entronizar adecuadamente las emisoras.

Muchas veces esto se produce porque han construido un nuevo edificio, o incluso por árboles que han ido creciendo con el paso del tiempo, y de cualquier manera, si no podemos actuar frente al obstáculo, deberemos plantearnos la reubicación de la veintena o su elevación para sortearlos.

Orientación errónea de la antena

Otro problema también muy frecuente es el hecho de que la antena no esté bien orientada.

Esto se puede haber producido por diferentes razones entre las que destacan:

  • Mala orientación por parte del técnico.
  • Eventos climáticos que puedan haber afectado a la orientación de la antena.
  • Presencia de aves que, con el tiempo, hayan podido mover la posición inicial de la antena.

En este caso, lo único que tenemos que hacer es volver a orientarla correctamente, para lo cual existen aparatos que nos pueden ser de ayuda, pero si la antena está ubicada en un lugar poco accesible, lo cierto es que sale más rentable contratar a un técnico profesional ya que nos ahorraremos el precio de ese aparato y puede que también algún que otro susto.

Problemas en el cableado

Los cables utilizados para la instalación de antenas son de gran calidad, y están diseñados para ofrecer una gran resistencia a las inclemencias del tiempo y una larga vida útil.

Sin embargo, existen factores que pueden llegar a alterar los materiales protectores y generar problemas de conexión como son:

  • Cable con muchos años de antigüedad.
  • Aves y roedores que pueden haber picado o mordido el cable.
  • Excesiva exposición a eventos climatológicos negativos como un exceso de sol.
  • Daños producidos por una excesiva tracción mecánica por una instalación demasiado justa, presencia de animales o vientos fuertes.

En este caso, lo único que se puede hacer es identificar el cable dañado para proceder a su sustitución.

Recordad que lo ideal es sustituir la pieza entera, sin realizar uniones mecánicas adicionales que también pueden mermar la recepción de la señal.

Defectos y daños en la antena

Hay dos factores principales que pueden generar defectos y daños en nuestra antena:

  • El paso del tiempo: tal y como ya hemos comentado, las antenas se fabrica con materiales de gran calidad y pensados para garantizar la máxima resistencia y durabilidad pese a estar expuestas a las inclemencias del tiempo. No obstante, es inevitable que con el paso de los años, al final se vayan produciendo pequeños daños que, de no ser corregidos, pueden acabar dando lugar a una rotura de mayor gravedad.
  • Efectos mecánicos: las inclemencias del tiempo, la presencia de aves y roedores, el no realizar un mantenimiento adecuado y otros factores similares van a ir deteriorando de manera acelerada la integridad y los diferentes elementos de la antena.

En el caso de que se produzca alguno de estos defectos como pueden ser la rotura de alguna de sus partes, el deterioro o incluso la oxidación, es importante proceder a reparar y sustituir los elementos lo antes posible, evitando así que pueda avanzar y llegué a estropear por completo la antena o provocar una avería de mayor gravedad.

Los eventos climáticos y su efecto negativo en las antenas

Las condiciones meteorológicas también pueden influir negativamente y convertirse en uno de los problemas comunes en antenas.

Las antenas están diseñadas para ofrecer el máximo rendimiento incluso en eventos climáticos negativos, pero cuando estos son extremos como puede ser una lluvia muy intensa, tormentas eléctricas, viento muy fuerte o incluso por la presencia de nieve, se puede llegar a interrumpir la señal.

Estas interrupciones pueden ser:

  • Interrupción temporal: en la mayor parte de casos, esta interferencia desaparecerá en el momento en el que remita el evento climático.
  • Interrupción por daño: en algunos casos, la condición meteorológica extrema dará lugar a daños en la antena que deberán ser reparados.

Si se produce algún evento climático extremo, es muy recomendable revisar la antena una vez haya finalizado, de manera que podamos detectar la presencia de cualquier anomalía que, de no ser corregida, pueda acabar en una avería más seria.

También es muy recomendable desconectar la antena cuando las condiciones meteorológicas son adversas, y si vivimos en una zona donde estas situaciones son habituales, debemos asegurarnos de que la antena mantenga bien sellados todos sus conectores y cables para evitar que la entrada de agua pueda afectar con el tiempo a su funcionamiento.

Errores en la configuración, otro de los problemas comunes en antenas

Para poder funcionar, una antena tiene que estar bien configurada, y de hecho, la mala configuración es una de las principales razones por las que se producen problemas comunes en antenas.

Todos los detalles sobre la configuración vienen generalmente en un documento anexo a la antena cuando la compremos, donde el fabricante nos indica todos los pasos a llevar a cabo.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchas veces esto no es suficiente, y de hecho, lo normal es que no dispongamos del equipo y la experiencia necesarios para poder hacer una buena instalación, además de que tampoco disponemos de sistemas para verificar y comprobar que estamos recibiendo la señal con la máxima calidad posible.

Por esa razón, a la hora de instalar y configurar una antena, lo mejor es que se encargue de ello un profesional cualificado, bien equipado y con experiencia.

Antena con tecnología desfasada

Con el paso de los años, la tecnología va avanzando, algo que se traduce también en la aparición de nuevas antenas más potentes y que nos ofrecen una mejor calidad de sonido e imagen.

Si nuestra antena queda desfasada, esto puede generar problemas comunes en antenas o incluso llegara interrumpir la emisión, por lo que hay que estar pendientes de ello y, en este caso, la única solución es cambiar la antena o la parte de la instalación que haya quedado desfasada.

No haber realizado el mantenimiento adecuado de la antena puede generar problemas comunes

Realizar un mantenimiento regular nos ayuda a proteger la antena de la degradación que se irá produciendo con el paso de los años.

Por esa razón es importante inspeccionar de manera periódica la instalación, con lo que se podrá detectar la presencia de cualquier tipo de anomalía para resolverla lo antes posible y así evitar averías o desgastes innecesarios.

También es recomendable mantener la antena limpia y libre de restos como el polvo y las heces de pájaro, y por supuesto también se deberá revisar el estado del soporte para garantizar que no se va a mover ni soltar incluso en eventos climáticos extremos.

La importancia de un buen mantenimiento para evitar los problemas comunes en antenas

A lo largo del artículo hemos comentado en varias ocasiones la importancia que tiene el realizar un adecuado mantenimiento con el objetivo de evitar los problemas comunes en antenas.

Parte del mismo lo podemos hacer por nuestra cuenta, pero ya sabéis que si la antena está en un lugar complicado o se trata de algún tipo de avería más seria, siempre es más interesante recurrir a un profesional puesto que vamos a ahorrar mucho tiempo, esfuerzo, dinero y evitaremos riesgos innecesarios.

Para realizar un mantenimiento adecuado de la antena, se recomienda seguir los pasos siguientes:

  • Limpiezas periódicas: se recomienda realizar una limpieza al menos una vez al año, y para ello se utilizarán cepillos suaves, paños húmedos y productos especiales o jabones neutros. No debemos utilizar productos químicos agresivos ya que pueden dañar la antena.
  • Revisiones periódicas: la mejor forma de detectar una avería antes de que se produzca o se extienda es a través de revisiones periódicas. Se recomienda aprovechar el momento en el que hagamos la limpieza para llevar a cabo la revisión. Deberemos valorar aspectos como son:
    • Sistema de anclaje en buen estado.
    • Comprobar la presencia de óxido.
    • Detectar si existen cambios en la estructura o en los diferentes elementos de la antena.
    • Realizar una comprobación visual del estado de los cables.
    • Comprobar las conexiones y su sellado.
    • Tener en cuenta las recomendaciones del fabricante en relación con recubrimientos protectores, por si es necesario aplicarlos.
  • Reparación de averías: si durante la revisión periódica hemos detectado alguna anomalía, procederemos a repararla lo antes posible. Recuerda que una pequeña avería que puede resultar fácil de reparar ahora, si no lo hacemos, se puede llegar a convertir en una avería más grave y con un coste mucho más elevado.
  • Actualización de equipos: cada cierto tiempo, la tecnología avanza y nos permite acceder a nuevos sistemas que mejoran la recepción. En algunos casos, estas actualizaciones son obligatorias ya que si no las hacemos, perderemos la señal, mientras que en otros casos, aunque no sean obligatorias, puede ser interesante llevarlas a cabo para estar actualizados y garantizar una emisión perfecta.

Registro de mantenimientos

También es muy importante llevar a cabo un registro de los diferentes mantenimientos y limpiezas que realicemos.

El mismo deberá indicar la fecha de cada limpieza y de cada revisión, añadiendo detalles acerca de si hemos visto alguna anomalía.

De igual manera también hay que indicar la fecha de las reparaciones realizadas y en qué han consistido, y finalmente, también es recomendable indicar en estos registros todas las actualizaciones y en general cualquier tipo de modificación que hayamos realizado, tanto si ha sido para solucionar problemas comunes en antenas como de cualquier otra índole.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.