Protege el medio ambiente con energía solar

Vota este post

La energía es un recurso imprescindible en nuestras vidas, pero lo cierto es que cada vez es más inaccesible debido al alza de precios, de manera que la energía solar cobra importancia tanto a la hora de reducir nuestro impacto medioambiental, como para ayudar a familias y empresas a reducir sus gastos en energía.

La energía solar, una solución para reducir la contaminación del planeta

Desde los pequeños proyectos orientados al pequeño consumidor hasta las diferentes soluciones parques fotovoltaicos para grandes producciones, están llamados a convertirse en una de las soluciones más eficientes a la hora de reducir los niveles de contaminación del planeta.

Es importante tener en cuenta que, a lo largo de la vida útil de una instalación solar de 100 kW que se estima en unos 25 años, se calcula que se consigue evitar la producción de más de 2000 toneladas de CO2.

Esto es posible gracias a que la utilización de sistemas fotovoltaicos, reducen la dependencia de combustibles fósiles como el carbón, el gas o el petróleo.

Para que os hagáis una idea, las emisiones de gases invernadero (GEI) producidas mediante sistemas solares es de un 96% menos que en el caso del carbón, y de un 93% menos en comparación con el gas.

De este modo, se considera que, si bien es cierto que la energía solar no mejora la calidad del aire de forma directa, sí lo hace reduciendo la dependencia frente a otras fuentes de energía que sí son contaminantes.

El autoconsumo solar ayuda a familias y empresas a reducir gastos

Además de ayudarnos a reducir la contaminación, la energía solar también es el recurso más interesante para reducir los gastos tanto de familias y pequeños como de grandes consumidores.

Existen diferentes configuraciones y soluciones en función de las necesidades energéticas a cubrir y de la localización de la instalación a realizar.

Las mismas se pueden concentrar en dos alternativas a la hora de elegir el tipo de instalación fotovoltaica a realizar:

  • Instalación fotovoltaica conectada: se trata de instalaciones conectadas a la red eléctrica. No precisan de baterías, ya que cuando la producción de energía es insuficiente, el sistema pasa a consumir la energía de la Red. Permite diferentes modalidades de autoconsumo compartido como es el autoconsumo compartido con excedentes con y sin compensación y sin excedentes.
  • Instalación fotovoltaica autónoma: se trata de una instalación que está desconectada de la Red y funciona de manera completamente independiente. El principal problema de esta instalación es que precisa de un sistema de acumulación de energía para poder ser utilizada en los momentos en los que no hay radiación solar como es por la noche, días muy nublados, durante nevadas, etc.

En el caso de las instalaciones fotovoltaicas conectadas, tanto la inversión como el mantenimiento son mínimos, mientras que en el caso de las instalaciones fotovoltaicas autónomas, los sistemas de almacenamiento encarecen la instalación, además de que requieren de un control y mantenimiento regular, el cual es muy sencillo pero se debe llevar a cabo con el objetivo de garantizar el funcionamiento del sistema.

De esta manera, normalmente se recomienda optar por la modalidad conectada en el caso de que exista una red eléctrica cercana, mientras que la solución autónoma está indicada para ubicaciones apartadas de este tipo de redes, o para aquellos que se quieren desconectar por completo de la Red.

Entre las ventajas de la energía solar para reducir gasto, podemos destacar:

  • Cada panel tiene una vida útil por encima de los 25 años, lo que los hace una inversión muy rentable.
  • El coste de la obtención de energía es inferior.
  • Es una energía renovable, ya que procede del sol, lo que significa que es un recurso ilimitado.
  • Los costes de mantenimiento son mínimos.
  • Los sistemas fotovoltaicos están en continuo desarrollo, por lo que cada vez se puede generar más energía en un espacio inferior, así como reconfigurar los sistemas con inversiones menores.
  • Cuanto más avanza la tecnología fotovoltaica, más se abaratan los sistemas, mientras que el precio de la electricidad siempre va en aumento.
  • Se trata de la solución perfecta para llevar la electricidad a aquellos sitios donde no llega la red eléctrica.
  • Los sistemas autónomos permiten disfrutar de electricidad independientemente del funcionamiento de la Red, sin apagones ni cortes inesperados.
  • La energía fotovoltaica se adapta tanto a construcciones nuevas como a las ya existentes.
  • Su funcionamiento es más estable, sin variaciones bruscas del voltaje, lo que permite cuidar mejor todos los aparatos y electrodomésticos que alargarán su vida útil.
  • Es un sistema de producción de energía completamente silencioso.

Independientemente de los proyectos de autoconsumo que tengamos en mente, es muy importante realizar un estudio en profundidad que permita determinar las necesidades reales en cada caso, procediendo de esta manera a realizar una configuración óptima que permita recuperar la inversión con rapidez, garantizando en todo momento que se satisfacen las necesidades energéticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.