Qué es la eficiencia energética y cual es su objetivo

La eficiencia energética es un concepto de gran relevancia a día de hoy, de manera que hemos contactado con Bettergy con el objetivo de estudiar mejor su significado, además de que aprenderemos cosas importantes relacionadas con la conservación energética y el consumo.

Qué es la eficiencia energética y cual es su objetivo

Qué es la eficiencia energética

Cuando hablamos de eficiencia energética, básicamente nos estamos refiriendo al ahorro energético, es decir, a la adopción de sistemas y hábitos que nos ayuden a hacer un uso más eficiente de la energía.

El objetivo básicamente es reducir nuestro impacto energético sin por ello renunciar a la calidad de vida.

Esto se consigue disfrutando de todos los servicios y productos, pero de una manera más sostenible y responsable con el medio ambiente.

El concepto de conservación energética

Tal y como hemos observado, cuando hablamos de eficiencia energética, nos estamos refiriendo al mejor aprovechamiento de la energía.

Sin embargo, también es importante conocer el concepto de conservación energética, el cual se refiere a los cambios de comportamiento que podemos adoptar para evitar el consumo innecesario.

En este sentido podemos destacar ejemplos como:

  • Secar la ropa al aire libre en lugar de utilizar la secadora.
  • Bajar los grados temperatura de la calefacción en invierno.
  • Subir los grados de temperatura del aire acondicionado en verano.
  • Utilizar la bicicleta en lugar del coche siempre que sea posible (o de cualquier transporte público o privado, individual o colectivo, que consuma energía).
  • Habilitar el modo de ahorro de energía en el ordenador, Smartphone y Tablet.
  • No encender las luces cuando no sea necesario.
  • Desenchufar todo aquello que no estemos utilizando para evitar el consumo energético residual.
  • Decora tu hogar y oficina con colores claros para aprovechar mejor la luz natural.
  • Lava los platos a mano en lugar de hacerlo en el lavavajillas.
  • Invertir en aislamiento en el hogar, ayudará a reducir la dependencia de calefacción y aire acondicionado.
  • Aprovechar la luz y el calor del sol durante el día.

Estos son sólo algunos ejemplos de ideas que podemos adoptar en nuestro día a día y que nos van a ayudar a dejar de consumir esa energía que realmente no necesitamos.

Objetivos de eficiencia energética en Europa

Cada cinco años, la Unión Europea se reúne con el objetivo de establecer unos objetivos de eficiencia energética de cara a los próximos años.

En estas reuniones se establecen acuerdos a través de los cuales se van fijando fechas concretas para el cumplimiento de reformas específicas enfocadas a una mayor eficiencia en el consumo energético.

La última reunión tuvo lugar el mes de noviembre del año 2018, de manera que el próximo 2023 se deberá repetir con el objetivo de revisar el cumplimiento de los objetivos por parte de cada uno de los países, así como para establecer nuevos acuerdos.

En estos momentos, los dos pilares principales del último acuerdo se basan en que, para el año 2030, todos los países europeos deberán utilizar al menos un 32% de energía procedente de renovables, así como aumentar un 32,5% la eficiencia energética.

Por su parte, también se organizan otras reuniones en las que cada país debe presentar sus propios objetivos, los cuales deberán cumplir al menos con los objetivos establecidos para toda la UE.

Estas últimas estás distanciadas 10 años, siendo la última celebrada el pasado año 2019, por lo que la siguiente corresponderá al año 2029.

Qué es la eficiencia energética y cual es su objetivo

Formas de ser más eficientes energéticamente

Vamos a hacer un análisis a través del cual podremos encontrar soluciones a los problemas más frecuentes que nos encontramos a la hora de ser más eficientes en el consumo de energía.

Aprovecha la energía solar fotovoltaica y térmica

En la actualidad, los sistemas fotovoltaicos y térmicos han alcanzado un desarrollo tal que les ha permitido convertirse en una alternativa real.

Se trata de la forma más ecológica y económica de obtener energía, tanto a la hora de abastecer una vivienda, como si se trata de naves industriales, oficinas, edificios o incluso núcleos de población completos.

Para aquellos que todavía no hayáis entrado en contacto con las energías alternativas, os recordamos:

  • Energía fotovoltaica: es la obtención de energía eléctrica a partir de la radiación solar, para lo cual se utilizan captadores fotovoltaicos fabricados con silicio.
  • Energía térmica: enfocada a calentar agua u otros fluidos para obtener agua caliente sanitaria (ACS), calefacción y climatización de piscinas. Existen diferentes sistemas que van desde el captador plano hasta el tubo de alto vacío.

El vehículo eléctrico ayuda a reducir el consumo energético

Otra alternativa que nos va a ayudar a reducir mucho nuestro impacto medioambiental a nivel energético, es optar por un transporte más ecológico como es el caso del vehículo eléctrico.

Recuerda que existen muchas alternativas en este ámbito como son:

  • Bicicletas y patinetes eléctricos: ideales para recorridos cortos y medios. Una forma dinámica y más divertida de movernos por ciudad o incluso entre poblaciones. La ventaja es que permite desplazarnos varios kilómetros casi sin esfuerzo y con un consumo energético mínimo.
  • Motos eléctricas: la solución perfecta para las ciudades. Fáciles de aparcar y no producen contaminantes a partir de la combustión como ocurre con las tradicionales. Económicas y silenciosas.
  • Coches híbridos: se trata de vehículos que tienen un motor de combustión y un motor eléctrico que funciona de apoyo. Hay modelos en los que el motor eléctrico sólo funciona a bajas velocidades, mientras que los más actuales, funcionan como apoyo al de combustión a cualquier velocidad.
  • Coches eléctricos: son vehículos que tienen uno o varios motores eléctricos. Es la solución más ecológica, económica y silenciosa para transportarnos largas distancias.

Estudia tu consumo energético

Es muy importante que valores tu consumo energético tanto en el hogar como en la oficina o en cualquier tarea que realices a lo largo del día.

Algunos consejos que te pueden ayudar a reducirlo son:

  • Iluminación: en materia de iluminación, lo ideal es aprovechar al máximo la luz natural. Cuando no podamos hacerlo, deberemos utilizar bombillas de bajo consumo como es el caso de las luces LED. Consumen menos, alumbran más y tienen una vida útil mucho más larga, reduciendo a la vez la generación de residuos. Utilizar colores claros en la casa, ayuda a potenciar la eficiencia en la iluminación.
  • Climatización: a la hora de utilizar el aire acondicionado y la calefacción, deberemos ajustar bien la temperatura. No debemos subirla demasiado los meses fríos ni bajarla en exceso los meses de calor. La temperatura ideal durante el invierno se encuentra entre los 18 ºC y los 20 ºC, mientras que en verano, la temperatura ideal estaría entre los 26 ºC y los 28 ºC. Recuerda que cada grado que subamos en invierno o bajemos en verano, supondrá alrededor de un 7% más de consumo. Un truco interesante para reducir la dependencia a los aparatos de aire y calefacción, es la instalación de un ventilador de techo reversible, que expulse hacia abajo el aire en verano y absorba hacia arriba en invierno.
  • Energía residual: a día de hoy, tenemos decenas de electrodomésticos y aparatos conectados en casa, pero no los utilizamos todos a la vez, por lo que es ideal desconectar aquellos que estén apagados, ya que están consumiendo una energía residual que, sumada, al final no es tan poca como pueda parecer, ya que puede llegar a representar un 7% del consumo total. Un buen ejemplo es el cargador del móvil, que tendemos a dejarlo enchufado innecesariamente.
  • Electrodomésticos: en la actualidad, los electrodomésticos vienen con una etiqueta de eficiencia energética, la cual deberemos tener en cuenta ya que vale la pena gastar un poco más por aquel que consume menos.
  • Ducha y baño: es mejor decantarnos por la ducha, y no estaremos en ella más del tiempo necesario.
  • Lavadora: no pongas la lavadora hasta que no esté llena.
  • Lavavajillas: al igual que la lavadora, utilízalo sólo cuando esté lleno.
  • Secadora: si puedes secar la ropa al aire, mejor que utilizar la secadora.
  • Calentador de agua: es uno de los aparatos que más consume en casa. No compremos un calentador más grande de lo que necesitamos, y recuerda que la mayoría tienen una función ECO que reduce el consumo energético.
  • Mejora el aislamiento térmico de tu hogar: en el próximo apartado, vamos a hacer hincapié en esta propuesta de eficiencia energética.

También puede ser interesante que te plantees una auditoría energética ya sea para tu vivienda, edificio, comercio, nave, etc., una forma rápida y muy eficiente de poder detectar errores en el consumo que se traducirán en un ahorro económico y energético muy importantes.

Mejora el aislamiento de tu hogar

Pasamos ahora al aislamiento del hogar, una inversión muy inteligente por dos razones:

  • Reduce el consumo energético sin tener que renunciar al confort en el hogar.
  • Se amortiza en poco tiempo, ya que se reduce drásticamente la factura energética (electricidad o gas) cada mes.

A la hora de aislar un hogar, es muy importante que tengamos en cuenta que el resultado del aislamiento será el del punto más débil de todos los que formen parte del proyecto de aislamiento.

Por ejemplo, si aislamos las paredes pero utilizamos vidrios de una hoja en las ventanas, estaremos perdiendo un gran porcentaje del beneficio que obtendríamos por la inversión en las paredes.

Es por ello que debemos hacer un estudio en profundidad donde tendremos en cuenta:

  • Paredes.
  • Puertas.
  • Ventanas.
  • Suelos.
  • Techos.

A través de la eficiencia energética, vamos a poder reducir de forma considerable nuestro impacto medioambiental, disfrutando de todos los productos y servicios pero con una sustancial reducción del consumo energético.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *