Qué es la geotermia, utilidades, sistemas y ventajas

Vamos a conocer la geotermia, una alternativa para obtener energía que cada vez tiene más seguidores, gracias a que se trata de un sistema seguro, eficiente, muy polivalente, ecológico y que además puede satisfacer cualquier tipo de demanda como vamos a ver a continuación.

Qué es la geotermia, utilidades, sistemas y ventajas

Qué es la geotermia

La geotermia es el conjunto de sistemas a través de los cuales aprovechamos la diferencia de temperatura existente entre la parte que se encuentra sobre y bajo la superficie de la tierra, para lo cual se utiliza una bomba de calor específica como las fabricadas por Ecoforest.es, que se encargará de mover el fluido caloportador a lo largo de toda la instalación.

De hecho, es considerada como una de las energías alternativas más ecológicas y eficientes, ya que es muy polivalente y permite su instalación en cualquier parte del mundo, incluyendo lugares en los que otras alternativas como la energía térmica o fotovoltaica no son eficientes por escasez de radiación solar.

Para qué sirve la geotermia

La geotermia sirve fundamentalmente para tres cosas, que son:

  • Obtener calor en los meses de frío: el interior de la tierra está más caliente que el exterior.
  • Producir frío en los meses de calor: el interior de la tierra está más frío que el exterior.
  • Generar electricidad.

Esto efectivamente amplía mucho el campo de actuación, destacando las siguientes funciones:

  • Calefacción.
  • Aire acondicionado.
  • Climatización de piscinas.
  • Suelo radiante (para frío y calor).
  • Producción de ACS (agua caliente sanitaria).
  • Regulación térmica en invernaderos y granjas.
  • Climatización del agua de las piscifactorías.

Lo mejor de todo es que hablamos de un sistema de producción de energía que se adapta a cualquier tipo de proyecto:

  • Hogares.
  • Centros de enseñanza.
  • Hospitales.
  • Piscinas.
  • Centros deportivos.
  • Oficinas.
  • Centros comerciales.
  • Edificios.
  • Naves industriales.
  • Invernaderos.
  • Granjas.
  • Piscifactorías.
  • Instalaciones industriales.

Qué es la geotermia, utilidades, sistemas y ventajas

Qué tipos de sistemas geotérmicos existen y cómo funcionan

Cabe destacar que, desde una perspectiva muy general, podemos diferenciar entre dos sistemas a la hora de hablar de energía geotérmica:

  • Sistema geotérmico para la producción de ACS, calefacción y aire acondicionado.
  • Sistema geotérmico para la producción de energía.

Sistema geotérmico para ACS, calefacción y aire acondicionado

Primeramente debemos entender que el objetivo de este sistema es el de trasladar la temperatura que hay bajo la superficie a la parte exterior.

Esto se debe a que en invierno, esta zona inferior se encontrará más caliente que la exterior, mientras que en verano ocurre todo lo contrario.

Como muchos de vosotros ya sabréis, la temperatura de esta zona interior depende de dos fuentes de calor que son:

  • El núcleo de la Tierra.
  • El calor generado por el sol.

Aproximadamente, entre los 15 y 20 metros de profundidad, la temperatura se mantiene a una temperatura constante de alrededor de 15 ºC.

Conforme profundizamos más, el núcleo de la tierra adquiere mayor relevancia a la hora de calentar, y cuanto menos profundicemos, el sol será la principal fuente.

Una vez rebasados estos 20 metros, empezamos a dar más protagonismo al núcleo, de manera que se calcula que por cada 100 metros, la temperatura aumenta aproximadamente 3 ºC.

Lo que hacemos con la geotermia es aprovechar esta temperatura y subirla al exterior pero, ¿cómo lo conseguimos?

Para ello se utiliza un fluido caloportador, el cual se calienta en la parte más profunda, y sube hasta el exterior donde vierte este calor.

De igual manera ocurre con el frío, de forma que si la parte superior está más caliente que la interior, lo que ocurrirá será lo contrario, es decir, el fluido se calienta en la superficie y se enfría cuando llega a la máxima profundidad, de manera que sube de nuevo refrigerado.

Es decir, con la geotermia lo que hacemos es utilizar un fluido que se encarga de mover la energía calorífica entre la parte superior y la inferior, de manera que siempre se calentará en el punto más cálido de los dos (en invierno abajo y en verano arriba), y llevará dicho calor al otro extremo (en invierno hacia arriba y en verano hacia abajo).

Evidentemente, para que se pueda aprovechar este intercambio de energía, precisamos de una instalación, la cual puede presentarse de dos formas principales:

  • Captación horizontal: se realiza una instalación horizontal a muy poca profundidad (entre 0,6 m y hasta 1,5 m). Requiere de mucha superficie, ya que la instalación va dispuesta a modo de circuito similar al suelo radiante, pero fuera de la casa.
  • Captación vertical: se realiza una instalación vertical buscando la profundidad necesaria. Para ello se realizan perforaciones en las que se introducirán pilotes que generalmente alcanzan entre 25 m y 150 m de profundidad, dependiendo de la temperatura que necesitemos, y con un diámetro que generalmente irá desde los 10 cm y hasta las 15 cm como máximo. Esta opción es más eficiente y más estable, además de que no requiere superficie exterior a la vivienda.

Cabe destacar que también hay otras alternativas como la utilización de ríos y lagos, pozos subterráneos, etc., pero esto ya dependerá del estudio que se realice en cada caso y las posibilidades que ofrezca.

Una vez que se ha realizado la instalación del sistema de captación más apropiado, en la parte superior se colocará el sistema encargado de mover el fluido (la bomba geotérmica), así como el resto de instalación que se encargará de repartir el calor o absorberlo para lograr el efecto deseado.

Sistema geotérmico para obtención de electricidad

En este caso ya hablamos de sistemas más complejos, que requieren de la construcción de una planta o central de energía geotérmica.

El funcionamiento se basa, desde una perspectiva resumida, en la utilización de vapor para mover las turbinas, para lo cual existen diferentes procesos.

Es por ello que no hablamos de sistemas para obtener electricidad que puedan funcionar en el hogar o pequeñas instalaciones, sino que requieren de una mayor inversión y, por lo tanto, se busca satisfacer las necesidades de núcleos mayores.

Qué es la geotermia, utilidades, sistemas y ventajas

¿Puedo instalarla en mi hogar o negocio?

Sin lugar a dudas, ya que se trata de un sistema que se puede adaptar a cualquier punto de la Tierra.

No obstante, hay que tener en cuenta tanto la entalpía como la temperatura del suelo para saber el tipo de instalación que se puede realizar y su eficiencia.

En este sentido, nos guiaremos por:

  • Alta entalpía: alcanza temperaturas superiores a los 150 ºC y permite la producción de electricidad.
  • Media entalpía: alcanza temperaturas entre 100 ºC y 150 ºC y permite la producción de electricidad.
  • Baja entalpía: en agua termal, alcanza entre 22 ºC y 50 ºC, siendo adecuado para balnearios y acuicultura, y en zonas volcánicas o en zonas sedimentarias profundas, alcanza hasta 100 ºC.
  • Muy baja entalpía: en subsuelos, alcanza entre 5 ºC y 25 ºC, mientras que en aguas subterráneas entre 10 ºC y 22 ºC, siendo en ambos casos apropiados para calefacción, climatización y ACS.

Como podemos observar, las instalaciones de geotermia más comunes que son para ACS, calefacción y climatización, reducen al mínimo las necesidades, adaptándose a cualquiera que sea el lugar y el proyecto que tenemos entre manos.

Ventajas de utilizar la geotermia

En cuanto a las ventajas de optar por la geotermia, podemos destacar:

  • Sistema muy seguro.
  • Es muy fácil de utilizar.
  • Destaca por ser muy silencioso.
  • No se produce combustión, por lo que es un sistema seguro y ecológico.
  • Una misma instalación nos sirve para producir frío y calor.
  • Es muy polivalente, por lo que sirve tanto para un hogar pequeño como para grandes instalaciones industriales de elevada demanda energética.
  • Se trata de un sistema muy fiable.
  • Es un sistema de energía propio que no depende de elementos externos al edificio.
  • No produce polvo, humo, etc.
  • Es un sistema ecológico que reduce hasta en un 75% las emisiones de CO2.
  • Para su funcionamiento no hay que instalar ningún depósito de gas o combustible, lo que reduce los riesgos y costes.
  • Siempre está funcionando, lo que significa que no tenemos que contratar ningún servicio de recarga como ocurre con otros sistemas.
  • Apenas requiere mantenimiento.
  • No hay que instalar ningún tipo de chimenea para salida de humos.
  • En algunos países se pueden solicitar subvenciones para su instalación.

Como podemos observar, la geotermia es una alternativa fantástica muy especialmente para aquellos que están buscando un sistema que les permita calentar cualquier tipo de construcción en invierno y enfriarla durante los meses de verano, logrando de esta forma grandes ventajas en materia de confort pero siempre de la forma más ecológica posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.