Tips para disfrutar tu terraza, jardín y piscina en verano

5/5 - (3 votos)

Antes de que nos demos cuenta, el buen tiempo y ya estará aquí, de manera que es el momento perfecto para empezar a organizarlo todo y tenerlo bien preparado y así poder disfrutar tu terraza, jardín y piscina en verano. Para ello os hemos preparado una serie de consejos y trucos que deberéis tener en cuenta y así podréis tenerlo todo listo para empezar a disfrutarlo desde el primer minuto.

Tips para disfrutar tu terraza, jardín y piscina en verano

Saca partido a tu terraza, jardín y piscina en verano

Tanto si tenemos una terraza como si se trata de un jardín con piscina, es importante que todo esté bien organizado y preparado para su disfrute durante los meses de primavera y verano.

Esto quiere decir que deberemos analizar el entorno para organizarlo y preparar cada detalle que nos permita estar cómodos, tranquilos y todo lo que necesitamos a mano, lo que incluye desde los muebles de terraza hasta la iluminación y las diferentes zonas para desarrollar nuestras actividades favoritas.

La organización del espacio va a ser determinante, muy especialmente si tenemos elementos de entretenimiento tan saludables como es el caso de la piscina, la cual deberá estar a punto y ofrecer un agua saludable y preparada para los primeros baños de la temporada.

Todo esto hay que verlo con suficiente antelación, ya que tanto si lo vamos a arreglar y preparar nosotros como si vamos a contratar a alguien para hacerlo, hay que tener en cuenta que es necesario estudiarlo bien todo y disponer de tiempo para realizar todos los cambios y modificaciones que sean necesarios tanto en la terraza como en el jardín.

Trucos para disfrutar de tu terraza, jardín y piscina en verano

Para que podáis organizarlo todo bien con antelación y así podáis disfrutar tu terraza, jardín y piscina en verano, hemos pensado que te vendrá muy bien tener a mano los consejos que detallamos a continuación:

Antes de que empiece la temporada, revisa el entorno para ver si hay que hacer reparaciones

El primer consejo es muy sencillo, y es que debemos echar un vistazo a todo nuestro entorno con el objetivo de evaluar el estado de la terraza, jardín y piscina por si detectamos alguna anomalía, queremos realizar cambios estéticos o funcionales, o incluso introducir cosas nuevas que nos puedan ser útiles y prácticas para los próximos meses.

Muy especialmente si vivimos en zonas con inviernos duros, deberemos comprobar que no se ha deteriorado ningún elemento que pueda afectar a nivel de confort, utilidad, estética o incluso seguridad.

Aquí hay que tener especial cuidado con las instalaciones que incluyen:

  • Instalación eléctrica.
  • Instalación de agua.
  • Instalación de gas.

Todas ellas deberán estar en perfectas condiciones, no presentar pérdidas y garantizar la seguridad.

También hay que tener en cuenta otros detalles como son:

  • Estado de los sistemas de riego.
  • Estado del suelo y la superficie de ocio.
  • Estado de los muebles de terraza y jardín existentes.
  • Estado de las plantas.
  • Estado de las estructuras y elementos tanto decorativos como de sujeción y cubiertas.
  • Estado de canalones y elementos que permiten conducir, distribuir y/o recoger aguas pluviales para su aprovechamiento.
  • Estado de la piscina y estado del agua contenida en ella.

Es posible que te interese empezar a planear y ya los tratamientos y arreglos de todos aquellos elementos que se hayan ido deteriorando con el paso del tiempo, ya que esto te permitirá que, en el momento en el que llega el verano, te puedas centrar en disfrutar y olvidarte del trabajo.

Reparte bien el espacio y sácale el máximo partido

Puede que este verano sea el momento perfecto para repartir de otra forma tu terraza o jardín, ya que vamos descubriendo actividades y creando nuevos intereses que quizás nos lleven a valorar la posibilidad de instalar zonas específicas que pueden ser desde una barbacoa hasta una zona para deportes, zona de descanso para lectura y tareas individuales, y por supuesto también zonas comunes para juegos de mesa y para recibir los familiares y amigos.

Lo importante es que valores todo el espacio del que dispones, analices las zonas que quieres crear y valores las posibilidades reales a las que puedes acceder.

Recuerda que a nivel estético, crear zonas específicas para distintas actividades puede ayudarnos a crear un entorno verdaderamente bonito y agradable.

Recuerda trabajar bien la iluminación

En verano tenemos más horas de luz, pero también es cierto que el buen tiempo nos lleva a pasar mucho más rato en la terraza, jardín y piscina, lo que quiere decir que nos tenemos que asegurar que dispondremos de suficiente iluminación cuando el sol no nos esté acompañando.

Lo más habitual es instalar focos y farolas conectadas a la instalación de casa, pero recuerda que actualmente ya se han desarrollado mucho los sistemas de iluminación fotovoltaica, es decir, farolas fotovoltaicas y focos fotovoltaicos, los cuales se alimentan durante el día de la energía solar, y permanecen encendidos durante la noche.

Dependiendo del modelo podremos encontrar diferentes potencias, así como la posibilidad de elegir distintos modos que van desde encender y apagar manualmente, hasta utilizar una luz tenue toda la noche, o incluso pueden incorporar un detector de presencia que mantiene la luz apagada o tenue cuando no hay nadie y amplía su intensidad en el momento en el que detecta alguna persona o animal.

Esta alternativa es económica y muy ecológica, además de que te permite poner iluminación en cualquier parte de tu terraza, jardín y piscina sin tener que realizar ningún tipo de obra, ya que lo único necesario es que el panel reciba la radiación solar durante el día y esto dispondrá de todo lo necesario para que puedas disponer de entornos perfectamente iluminados.

Elige un mobiliario de calidad y funcional

Elegir un buen mobiliario es determinante para una buena experiencia, y al tratarse de mobiliario de exterior, la calidad es mucho más importante, ya que va a estar más expuesto a las inclemencias como el viento, polvo, sol, variación de temperaturas y humedad.

Si disponemos de espacio en casa, podemos guardar los muebles durante los meses en los que no los utilizamos, y en caso contrario, los podemos cubrir con cubiertas diseñadas con las medidas específicas.

No obstante, recuerda que los muebles de buena calidad para aguantar de manera mucho más efectiva todas estas agresiones, pudiendo permanecer en perfectas condiciones durante muchos años y un mantenimiento muy simple que se basa fundamentalmente en nutrirlos una vez al año.

También deberás estudiar la variedad, es decir, los muebles que vas a necesitar en cada una de las zonas, y para ello te damos algunas ideas:

  • Sofás, puffs, sillas y taburetes de exterior.
  • Mesas de exterior.
  • Toldos, sombrillas y pérgolas.
  • Lámparas y faroles.
  • Bancos y bancas.
  • Cojines y almohadas.
  • Hamacas y sillas colgantes.
  • Mecedoras y balancines.
  • Armarios y alacenas.
  • Mesas para cocinar.
  • Baúles y muebles para guardar cosas.
  • Soportes para los artículos de la barbacoa.
  • Papeleras y cubos de basura.

Recuerda también que existen juegos de terraza para exteriores con los que podrás equipar cualquier espacio con elementos estéticamente similares o con contrastes interesantes y siempre con un precio más económico.

Combina zonas de sol y sombra para disfrutar a cualquier hora

El verano es ideal porque la temperatura sube, lo que permite estar tanto durante el día como durante la noche en el exterior.

Sin embargo, hay temporadas en las que las temperaturas son muy elevadas, o zonas donde las altas temperaturas son normales en estas fechas, lo que quiere decir que en todo momento deberemos disponer de un espacio que esté perfectamente acondicionado y aclimatado.

Aquí es donde entran las zonas de sol y sombra, de manera que podamos elegir si queremos que nos dé el sol directamente, o si por el contrario preferimos un entorno sombreado donde corra algo de aire fresco para estar más cómodos.

Ten en cuenta la importancia de la vida vegetal en tu terraza, jardín y piscina

Para terminar, os recordamos que la vida vegetal es determinante para poder disfrutar del espacio libre durante el verano.

Para ello debemos optar por plantas y frutales tanto perennes como de temporada, pero mucho cuidado, ya que deben estar en perfectas condiciones para evitar que la acumulación de aguas, podredumbre de los frutos, etcétera, pueden atraer insectos no deseados.

Comprueba bien el estado de los sistemas de riego, y asegúrate de que los programas para garantizar el aumento de demanda de agua que hay en los meses de calor.

Conforme se vaya acercando la primavera, puede ser un momento fantástico para remover un poco la tierra y aportar algo de fuerza, ya sea mediante fertilizantes o a través de abonos.

Si utilizáis abonos, es especialmente importante que los incorpores a la tierra con anterioridad, ya que debemos recordar que el abono se va descomponiendo lentamente a diferencia de los fertilizantes, lo que significa que tiene una acción más prolongada pero más suave, mientras que el fertilizante suele actuar más rápidamente sobre todo si lo aplicamos directamente a la tierra, pero también tiene una menor duración.

También deberás limpiar bien todos los restos acumulados, y recuerda que los orgánicos los puedes introducir en la compostera para que se vaya conformando el abono que podrás utilizar dentro de unos meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.