Todos los sistemas comunes para almacenar agua

5/5 - (1 voto)

El agua es un bien muy preciado debido a su escasez, además de que es imprescindible en el hogar, así como para poder cultivar nuestros huertos y campos, sin olvidar el cuidado de los animales. Es por ello que hemos preparado este artículo pensando en enumerar todos los sistemas para almacenar agua más comunes en la actualidad, ya sea con el objetivo de recoger el agua de lluvia, o de disponer de un almacenamiento extra ante cualquier corte o imprevisto que se pueda producir.

Todos los sistemas comunes para almacenar agua

El almacenamiento de agua y su uso

Almacenar agua es muy útil para poder recurrir a ella, ya sea de forma habitual en zonas donde es más difícil acceder a este bien, para aprovechar el agua de lluvia, o como sistema que nos va a permitir poder disponer de agua en momentos críticos como pueden ser épocas de sequía, cortes de agua o similares, pero para ello no sólo vamos a necesitar un sistema de almacenamiento de agua, sino también una bomba de agua.

La bomba de agua es lo que nos va a permitir sacar el agua del lugar de almacenamiento que hayamos elegido, ya sea una cisterna de agua, tanques, barriles, aljibes, estanques, embalses o pilas, para poder utilizarla. De esta manera, vamos a poder aprovecharla de forma mucho más cómoda y sostenible, y todo ello con una inversión pequeña.

Recordad que si estáis en una zona donde no hay electricidad, la solución en este caso es instalar un pequeño kit fotovoltaico con el que alimentar la bomba que se va a encargar de extraer el agua almacenada.

Alternativas para almacenar agua

Principalmente podemos enumerar siete sistemas para almacenar agua que son las cisternas, el tanque de agua, los barriles, los aljibes, los estanques, los embalses y las pilas.

Cisternas de agua

Las cisternas de agua son un tipo de estructura de almacenamiento de agua que se caracteriza por poder ser subterráneas o ser instaladas a nivel del suelo.

A menudo se utilizan para recoger agua de lluvia que podrá ser utilizada posteriormente, pero para ello es muy importante optar por un modelo que no sólo tenga la capacidad suficiente, sino también una buena resistencia, en especial si lo vamos a enterrar.

En este sentido, una de las mejores opciones son las cisternas de agua de polietileno, además de que ofrecen una mayor resistencia a la aparición y proliferación de bacterias.

Tanques de agua

También existe otra opción que son los tanques de agua, los cuales son similares a las cisternas, pero se caracterizan por tener generalmente una mayor capacidad, y estar más orientados a su utilización para almacenar agua de la red.

Suelen venir con una boya y una bomba, de manera que la primera va a limitar la entrada del agua, es decir, cuando el tanque esté lleno, la boya cerrará la entrada de agua, mientras que la bomba se va a encargar de distribuir el agua por la vivienda, y funcionará tan sólo cuando abramos un grifo, es decir, cuando la presión en la instalación descienda.

Barriles para recogida de lluvias

También existe otra alternativa que son los barriles, una opción mucho más económica, aunque no tan versátil y más limitada.

Estos barriles de recogida de agua de lluvia son muy prácticos para colocar al final de las canaletas, de manera que cuando llueva y esta lluvia caiga sobre el tejado de nuestra casa, automáticamente se dirigirá al barril.

Recuerda que en este caso, el agua se podrá utilizar para múltiples usos, pero no es potable, y si queremos que lo sea, deberá ser tratada.

Aljibes para almacenar agua

Es quizás una de las formas más tradicionales de almacenar agua, la cual estaba pensada principalmente para el agua potable.

Los aljibes son estructuras fabricadas en obra, generalmente de hormigón, las cuales son enterradas y sirven para ir recogiendo el agua de la lluvia en su interior. Tras la realización de un tratamiento, se puede consumir sin problema.

Estanques de agua

Los estanques de agua son una alternativa ideal para almacenar agua para las granjas y las zonas de cultivo, ya que suelen ser de material plástico y se caracterizan por permitir su traslado una vez han cumplido su objetivo.

Habitualmente se usan para poder llevar agua a zonas donde no llega la red o nuestra instalación personal.

Embalses para almacenar agua

Los embalses son estructuras de grandes dimensiones, pensadas para almacenar una mayor cantidad de agua. Lo más habitual en estos casos es que se utilicen pensando en el riego de grandes y medianas superficies, o para recoger agua, ya sea de la red o de la lluvia, para poder utilizarla durante los meses más secos.

También se utilizan con frecuencia para el almacenamiento de aguas grises recicladas, siendo posteriormente utilizadas para regar.

Pilas para almacenar agua

Terminamos con otra alternativa que son las pilas para almacenar agua, unas estructuras que se encuentran sobre el nivel del suelo, las cuales pueden servir para recoger agua de lluvia o para rellenar con el agua de la red, de manera que permiten disponer de agua en los momentos en los que hay escasez.

Elegir entre los diferentes sistemas para almacenar agua es algo muy personal, y de hecho, es bastante frecuente que podamos necesitar combinar dos o más de ellos, en función de nuestras necesidades y de las posibilidades que nos ofrezca nuestro entorno, de manera que os animo a que estudiéis bien todas las opciones, y elijáis aquella que se adapte mejor a vuestro bolsillo, sin renunciar a la comodidad y seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.