Vallados metálicos para cerramientos rurales

Vota este post

Existen muchas razones por las que podemos vernos en la necesidad de vallar nuestra propiedad, terreno, parcela, finca o incluso un espacio de alguno de ellos, mejorando así la seguridad, privacidad y retención para nuestros animales, de manera que vamos a centrarnos en esta ocasión en los vallados metálicos para cerramientos rurales, los cuales se pueden presentar con diferentes diseños que van a satisfacer muy distintas necesidades.

Vallados metálicos para cerramientos rurales

Qué son los vallados metálicos

Antes de nada es importante tener en cuenta que cuando hablamos de vallados metálicos nos referimos a un tipo de valla que está fabricada con materiales como el acero galvanizado, hierro o acero inoxidable como elemento principal, los cuales pueden quedar vistos o estar recubiertos por una capa plástica para cambiar su color, protegerlos o embellecerlos.

La importancia de utilizar vallados metálicos para cerramientos rurales de calidad

En el mercado podemos encontrar una amplia variedad de fabricantes de vallados metálicos para cerramientos rurales, pero es importante tener en cuenta que, para poder disfrutar de la máxima calidad, es necesario recurrir a aquellos que certifican sus productos como es el caso de VAME.

VAME es una empresa con dilatada experiencia en el sector de la fabricación de vallados metálicos en la comunidad de Madrid y Ávila, ofreciendo tanto a particulares como A empresas las mejores soluciones del mercado y con las máximas garantías.

Un vallado de calidad supone una diferencia muy sustancial en materia de durabilidad, garantía y terminaciones, por lo que os recomendamos que lo tengáis en cuenta para vuestra próxima inversión.

Tipos de vallados metálicos para cerramientos rurales

Existe un amplio abanico de tipos de vallados metálicos para cerramientos rurales, y en este sentido es muy importante que tengamos en cuenta la normativa de nuestra zona para barajar las posibilidades entre las que podemos elegir, ya que no siempre tendremos total libertad en este sentido.

De cualquier manera, vamos a enumerar los seis tipos de vallados metálicos para cerramientos rurales que se suelen utilizar generalmente:

Malla de simple torsión

Vallados metálicos para cerramientos rurales

Vamos a comenzar con uno de los más populares que es la malla de simple torsión, un tipo de vallado metálico fácil de distinguir por su forma romboidal, y que generalmente estará fabricado con acero galvanizado, gracias a lo cual tiene una gran resistencia al uso, al paso del tiempo y frente a las inclemencias del tiempo, con lo cual es una solución ideal para instalar en la intemperie.

Sin embargo, también es habitual encontrar modelos plastificados, especialmente en color verde, con lo cual se puede conseguir no sólo una mejor estética, sino también una mayor adaptación al entorno en función de los colores y tonos principales.

Una de las principales ventajas del vallado metálico de simple torsión es el hecho de que tiene una gran capacidad de adaptación a prácticamente cualquier tipo de terreno, pudiendo incluso salvar cambios de nivel de forma sencilla.

Malla de triple torsión

Vallados metálicos para cerramientos rurales

Por otra parte está la malla de triple torsión, la cual también se conoce como malla gallinera por ser frecuentemente utilizada para cerramientos de espacios donde se encuentran animales que deben ser protegidos de sus depredadores, o simplemente para evitar que se salgan de una zona demarcada.

Esta malla se conforma realizando tres torsiones entre los alambres para conseguir una mayor resistencia, lo cual también le ofrece una muy buena flexibilidad.

Es importante tener en cuenta que esta malla tiene unos agujeros de pequeño tamaño, por lo que es ideal para impedir la entrada o salida de animales pequeños, además de ser utilizada a su vez como protección frente al granizo o caída de elementos que puedan ser dañinos.

Malla electrosoldada

Vallados metálicos para cerramientos rurales

En cuanto a la malla electrosoldada, se caracteriza por conformar cuadrados de pequeño tamaño que se forman a partir de la unión en perpendicular de barras de poco grosor.

Esta malla se puede trabajar fácilmente, y se puede encontrar con diferentes tamaños tanto en cuanto a su dimensión completa como la de sus cuadrados.

Generalmente se utilizan para proteger y delimitar el espacio de animales pequeños como ocurría con la malla de triple torsión o malla gallinera que hemos analizado en el apartado anterior.

Permite una gran maniobrabilidad, pero a diferencia de la malla de triple torsión, es menos flexible, pero ofrece una mayor resistencia, por lo que es muy útil para vallar o incluso reforzar y mejorar la protección en otros tipos de vallado.

Malla anudada

Vallados metálicos para cerramientos rurales

La malla anudada es también conocida como malla ganadera, y está fabricada con alambre galvanizado que ofrece una gran resistencia a la intemperie así como a los intentos de los animales por traspasarla.

Es una valla económica y muy funcional, que además cuenta con una ventaja importante que es el impedir que grandes animales puedan pasar de una zona delimitada, a la vez que los protege de los grandes depredadores, permitiendo a su vez el paso de los pequeños animales, con lo que no se altera el medio en el que se instala.

Hay que tener en cuenta que este tipo de malla es la que más se suele permitir instalar en zonas de campo por su bajo impacto, elevada calidad y utilidad.

Cabe destacar que también es idónea para vallar grandes extensiones de terreno por tener un precio mucho más económico que el resto de alternativas, siendo su utilidad principal el cercado de propiedades.

Malla cinegética

La malla cinegética viene a ser lo mismo que la malla anudada, pero con la particularidad de que los cuadrados que conforma tienen dimensiones distintas conforme vamos ascendiendo, siendo más estrechos en la parte inferior y más grandes en la superior, lo que permite reforzar la zona principal de acceso de depredadores o de huida de animales, mientras que en la menos relevante se consigue economizar y se amplía el cuadrado para que otros animales puedan pasar sin ningún tipo de problema.

La utilidad principal en este caso es la de cercar cotos de caza mayor y zonas ganaderas de grandes dimensiones.

Malla en paneles

La malla en paneles es un tipo de valla que es mucho más estética y de mayor calidad, con un fantástico acabado y una magnífica resistencia.

Es una valla rígida conformada por varillas metálicas que se cruzan entre sí y se unen mediante electrosoldadura, lo que le confiere una gran rigidez y resistencia frente a los intentos de atravesarla y frente a las inclemencias.

Generalmente se encuentra con el hierro desnudo, es decir, con acero galvanizado visto, pero también es habitual encontrarlas plastificadas con colores entre los que destacan el verde y el blanco.

Su precio es bastante más elevado, por lo que generalmente se utiliza para el vallado o cercado de espacios más pequeños como puede ser una piscina, un pequeño gallinero, un pequeño huerto o similares.

Ventajas de los vallados metálicos

Ahora que ya hemos aprendido a diferenciar los diferentes tipos de vallados metálicos para cerramientos rurales que tenemos a nuestra disposición, es el momento de analizar algunas de las principales ventajas que tiene el optar por el vallado metálico en lugar de otra alternativa:

  • Utilizar vallado metálico mejora la resistencia del cercado.
  • Los metales que se utilizan para vallar están diseñados con el objetivo de garantizar la máxima durabilidad en exteriores.
  • Son vallados pensados para resistir incluso las inclemencias más duras.
  • Permiten una gran polivalencia a la hora de realizar las diferentes instalaciones.
  • Su capacidad de adaptación es sobresaliente, pudiendo vallar todo tipo de entornos con las máximas garantías.
  • El vallado metálico presenta una elevada resistencia frente a la entrada y salida de animales y personas.
  • Tenemos la posibilidad de elegir entre un amplio abanico con precios muy diferentes y características que se adaptarán a nuestras necesidades reales.
  • El vallado metálico está hecho para durar, pudiendo optar por diseños más rudos u otros más estéticos para decorar el entorno.
  • No requieren mantenimiento, salvo comprobar su buen estado de manera regular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.